lunes, 5 de octubre de 2009

3 DE OCTUBRE EMPEZÓ CON LAS "IDAS" ...


También me sobrevino una tristeza sin consuelo. Se fue mi Negro; mi querido Negro. Porque así se llamaba, simplemente: el Negro. Mi fiel y dulce compañero que me acompañó y me bancó tantas cosas de las imperfecciones humanas y durante tantos años. Que acompañó a mis serés queridos también. Que me esperó noche tras noche detrás del portón de mi casa a que llegase...y a veces le fallaba porque tardaba más, un par de días, quizás tres; igual su rabo cortito se movía sin tregua por la alegría de mi llegada, de verme nuevamente. Ahora soy yo quien va a esperar percibir su figura cada vez que llegue a casa ... detrás del portón...chau negrito, te sigo amando. Por mas que pasen los tiempos, las estrellas, los cielos ... siempre vamos a estar juntos. Chau Negro, chau! ... hasta luego!
----------------------------------------------

Así es, se fue La Negra ... la "voz" latinoamerica. Aquella que su cantó dejó forjado y sellado en los registros universales las mejores interpretaciones de excelencia. El corazón de muchos argentinos y de pertenecientes a otras latitudes, que fueron sus devotos y exultantes oyentes, se sumergieron en la trizteza, de esa que procede de los espacios irremplazables de las mejores cualidades humanas. ¡Chau Negra, hasta la victoria siempre!

2 comentarios:

Anita M. dijo...

Coco, lo siento tanto por el negro pero no estés triste, la amistad que hicieron te queda para siempre y todo el amor que te dió, tambien. Te mando un beso grande!

Santiago Coco Plaza dijo...

Gracias Anita por tu sensible acompañamiento, gracias.
Un beso grande, Coco.