LA ESTADISTA

LA ESTADISTA
Compañera Cristina Fernández de Kirchner

miércoles, 14 de septiembre de 2016

EL PERONISMO FUE, ES Y SERÁ UN MOVIMIENTO Y NO UN PARTIDO

COMPAÑER@S Y AMIG@S, A VER SI NOS PONEMOS DE ACUERDO ENTRE TANTAS DEFINICIONES QUE SE LE OTORGAN AL PERONISMO Y SE ACTÚA EN CONSECUENCIA:

EL PERONISMO FUE, ES Y SERÁ UN MOVIMIENTO

Sí, es el movimiento de liberación más grande que se haya dado
en toda la América Latina; y basa sus objetivos en la búsqueda constante de la JUSTICIA SOCIAL, LA SOBERANÍA POLÍTICA Y LA INDEPENDENCIA ECONÓMICA.
Y recordemos que dentro de la escala de valores en su seno se ha establecido que primero está la PATRIA, después el MOVIMIENTO y por último los HOMBRES.
Tenemos entonces que el PERONISMO es un MOVIMIENTO.
Y es por eso que el “PARTIDO JUSTICIALISTA” nunca fue, ni es, ni podrá ser EL PERONISMO EN SÍ.

Hay que separar Movimiento de Partido; movimientismo de partidocracia.
El General Perón jamás subordinó su Causa a la restringida representatividad del “Partido Justicialista”; ni siquiera para acceder a sus presidencias; que fueron tres.
Pretender que El Peronismo puede ser apiñado en un partido es ocultar deliberadamente lo que Perón ha legado.

El MOVIMIENTO PERONISTA es de LIBERACIÓN NACIONAL y SOCIAL y su conformación política ha sido, es y debe seguir siendo superadora de las ESTRUCTURAS DEMOLIBERALES ya perimidas.
Perón en su escrito: Modelo Argentino para el Proyecto Nacional (1/5/1974), da las pautas para la construcción de La Democracia Social como herramienta revolucionaria para garantizar la presencia del Pueblo en las decisiones sobre su destino.
Es ésto, y NO la “partidocracia”, lo que impone la condición del peronista y su militancia.

El peronismo es una huella profunda en la sociedad en términos
de justicia social y reparación nacional, y el PJ es propietario de los atributos formales; y debe ser tomado como una herramienta electoral.


El Movimiento Peronista tiene un sustento histórico notable.
Su nacimiento estalla el 17 de octubre de 1945; cuando los trabajadores procedentes de todas las latitudes se concentran en la Plaza de Mayo para pedir la liberación de Perón que lo tenía preso el General Farrell en la isla Martín García.
Perón era coronel en ese entonces y se había desempeñado con mucho éxito como Secretario de Trabajo y Previsión.
“Sin galera y sin bastón… los muchachos de Perón” era el grito de miles y miles de trabajadores que desde la media mañana del 17 de Octubre de 1945. Empezaron a llenar la Plaza histórica. Cientos de miles de trabajadores, la mayoría del cordón industrial del gran Buenos Aires pidieron por su liberación y Perón pudo hablar a dos millones de oyentes.
Ahí nace el peronismo. Luego Perón llega a la presidencia democráticamente y es el más votado en las urnas; empezando un gobierno de justicia social y liberación económica, sobre todo lo que era del imperio inglés en aquella época, los ferrocarriles, los frigoríficos,etc.
Se ocupó más que nadie de los trabajadores y sus reivindicaciones, sacando a los sindicatos de la clandestinidad y organizándolos como nunca antes se había hecho.
Su obsesión eran los trabajadores, los ancianos, los niños y la salud.
Hasta hoy en día vemos el complejo de Chapadmalal en Mar del Plata para las vacaciones sociales. Habría que revisar un poco los textos de entonces y los escritos posteriormente para dimensionar su obra y la de su Sra. Eva Perón con su fundación de ayuda.

lunes, 12 de septiembre de 2016

¿PERONISMO RENOVADOR? ¿PERONISMO TRAIDOR?



“Quien le da pan a perro ajeno, pierde el pan y pierde al perro”.
Proverbio castellano citado por Juan Perón en 1972


Reflexionando con el compañero y amigo Ernesto Jauretche.

Con cierto arraigo en la realidad, el omnipresente y todopoderoso proselitismo de los medios de comunicación concentrados está empeñado en instalar una axiomática “renovación” como necesaria evolución progresista del peronismo institucionalizado, superador del “desmadre” kirchnerista. Producido en los despachos exclusivos de la calle Esmeralda con excelente propagación mediática, se está confeccionando un nuevo sentido común (claro, opuesto al buen sentido, porque si fuera “bueno” no requeriría la manufactura de los comunicadores dominantes).

¿Qué significa este invento en boga que declara rescatar la identidad de la “renovación peronista” de los años 80?

Antonio Cafiero fue muy celebrado en estos últimos días. Y es congruente, porque la renovación massista, mal llamada “peronismo renovador”, aspira heredar las virtudes de aquellos acontecimientos, a los que define implícitamente como su antecedente histórico. Pero a la que justicieramente se llamó ”Renovación Peronista”, así con mayúsculas, teniendo en cuenta su jerarquía en la tabla de valores de la leyenda pública, ya la vivimos, es pasado… y pisado.

Lo que entonces fue tragedia hoy es comedia.

Un intento generoso de definición de aquella experiencia nos llevaría a considerar la necesidad que tenía el peronismo (como hoy) de superar una derrota electoral (¡la primera en su historia!). De tal modo, significó incorporar a su acervo ciertos novedosos tópicos republicanos establecidos por el ganador, el alfonsinismo, con el objeto de articularlos con el legado nacional y popular propio del movimiento fundado por Juan Perón.

Desde otro ángulo, menos coyuntural, la “renovación peronista” de los años 80 trataba de intervenir en la histórica tensión entre el "país liberal" y "la patria peronista", con el objeto de reinsertar electoralmente al Partido Justicialista en la realidad argentina post dictadura.



Desde el antiperonismo rabioso se ha afirmado que la “renovación peronista” fue el esfuerzo más serio de fundar un peronismo democrático, respetuoso del estatus quo y los buenos modales. ¡Lástima que después apareció un tal Néstor Carlos Kirchner, que demolió la empeñosa tarea de hacer del peronismo un socio más del régimen político que sostiene al neoliberalismo depredador! Estaba llegando a la política “la generación diezmada”.

Hay incluso quienes creen que el peronismo es cosa del pasado, que está caduco. Y dentro de nuestras propias fuerzas están los que afirman que sin Perón no hay peronismo. Tal vez sea cierto. Pero cualquier construcción que aspire a representar los intereses de los pueblos, volverá a pensar en los mismos términos históricos: las tres banderas, Soberanía, Independencia y Justicia Social. Más la unidad continental de la Patria Grande.

Hoy el peronismo trata de rehabilitarse de los errores y fracasos que lo llevaron a sufrir una derrota electoral. ¿El meneado “peronismo renovador” del presente será legítimo sucesor de aquella “renovación peronista” que lideraron Cafiero, Menem y Grosso en los 80 para competir con el radicalismo?

Si lo intentara, sería por un camino nuevo, diferente, porque el alfonsinismo no era idéntico (ni cerca) a lo que hoy expresa el macrismo.

Para acudir al humor: la derrota del 2015 no se parece a aquella de 1983. A la luz del actual momento político y económico tenemos la tentación de decir: “Volvé Alfonsín, perdonanos”.

Tal vez sea necesario apelar a la memoria. Recapitulemos.

El peronismo tenía un cuerpo principal: el Movimiento. Y, a veces, cuando era oportuno, desplegaba una estructura legal: el Partido Justicialista.

El Movimiento tenía su columna vertebral: el movimiento obrero organizado. Una institución permanente, líder del todo social. Al principio, en las elecciones de febrero de 1946, los dirigentes obreros poblaron con abundancia las papeletas Laboristas. Luego, desde las raíces, desarrolló “la resistencia” y, es razonable y justo, se adaptó al escenario de conflicto cuando hizo falta, con algunas deslealtades y muchas bravuras.

Entre el Movimiento y el Partido existió siempre una relación de tensión y a veces de conflicto abierto. Aunque parte de un mismo “dispositivo”, diría Perón, eran dos sujetos autónomos en el protagonismo de la gran revolución peronista.

A partir de 1955, proscripto el Partido Peronista, el Movimiento, una construcción genuinamente popular, diríamos espontánea, de base, natural, sencilla, de disciplina laxa y límites imprecisos, creadora de hechos e ideas ideológicamente intransigentes pero políticamente flexibles, fue la herramienta política del pueblo a lo largo de muchos años de prohibición y acoso. “Yo nunca hice política, siempre fui peronista”, sintetizó Soriano. Su resultado: el famoso “empate hegemónico”. Ni el peronismo conquistaba el gobierno desde las luchas sociales ni el sistema político demoliberal conseguía gobernar el país desde su fraudulenta legalidad.

De contextura políticamente plural y socialmente amplia, desplegó a lo largo de 18 años sus formas y métodos de lucha elaborados en la experiencia de acierto y error en defensa de los intereses de todos los trabajadores y representó y normalmente lideró, con distintas identificaciones, toda acción popular reivindicativa de derechos conculcados o a conquistar.

El Movimiento era la caldera que proveía de energía al cuerpo social argentino; pero no sólo eso: era, además, la fragua de la militancia; el lugar donde se procesaba la selección de la dirigencia que devenía política en cada demanda social o protesta, en cada coyuntura insurreccional o electoral.

Así, el Movimiento, inmenso fogón de las utopías, iluminado por los antiguos combates por la emancipación, enarboló los programas que alimentaron el discurso y la práctica de la militancia contemporánea (La Falda y Huerta Grande, de la CGT de los Argentinos, los 26 puntos para la Unificación Nacional de Ubaldini).

Las ideas y las propuestas concretas del Movimiento y el aliento de la movilización de las bases, apremiaban a las dirigencias políticas y sindicales y les dictaban cuál era su papel frente al poder. Desde “el timbreo”, las UB territoriales, las organizaciones libres del pueblo, los centros de estudiantes, las comisiones internas de fábrica y todo nucleamiento de actividad política popular, los dirigentes intermedios del Movimiento, a los que se conocía como “cuadros”, eran quienes hacían llegar a las conducciones superiores los reclamos y las propuestas populares. Lugar común: correa de transmisión entre la dirección y las bases.

La Triple A, parapolicial estatal nacida de una conspiración antipopular y antinacional en los últimos tiempos del gobierno peronista que asumió el 25 de mayo de 1973, y los grupos de tareas desplegados desde los cuarteles de las Fuerzas Armadas a partir del 24 de marzo de 1976, tuvieron una coincidencia lógica y fatal: dedicarse científica y metódicamente a descabezar al Movimiento, es decir, a eliminar su vanguardia orgánica, arraigada en las masas, decidida hasta el heroísmo, intelectualmente esclarecida, ideológicamente convencida y políticamente determinada. Gráficamente: pasar el cedazo, descremar la organización de los sectores populares, hacer manteca con sus líderes y tirarlos al río.

¡Y lo lograron! Su estrategia criminal tuvo éxito.

El Movimiento, un cuerpo descuartizado por el genocidio, sufrió la amputación de su principal órgano funcional: se quedó sin corazón (Megafón lo reconstruyó simbólicamente pero, atención, nunca halló los testículos). Los 30 mil desaparecidos habían sido los autorizados para hacer correr la sangre de la lucha popular por las venas de la sociedad.

¿Qué quedó entonces del orgulloso e imbatible peronismo?

Los meses posteriores a la debacle electoral dieron lugar a un proceso turbulento en el interior del movimiento en el que se acusaba por los resultados electorales a los líderes identificados con la vieja guardia “movimientista”, el entonces jefe de las "62 organizaciones" Lorenzo Miguel y el representante del Partido Justicialista bonaerense Herminio Iglesias (denominados "los mariscales de la derrota").

Para superar el descalabro que el triunfo de Alfonsín ocasionó a un peronismo desvastado, las dirigencias partidarias, lejos de promover un retorno de la militancia de base y de sus organizaciones históricas, desmovilizaron política, social y civilmente a la nueva juventud justicialista. Nada fue más claro que la desautorización partidaria a la militancia que salió a defender la democracia frente a la agresión carapintada. A la claudicación radical -“La casa está en orden”- la dirigencia peronista respondió: “No hagan ola”.

Vinieron a terminar de liquidar al Movimiento, indefenso después del genocidio procesista, como obstáculo para “institucionalizar” definitivamente al Partido Justicialista en el sistema político demoliberal argentino. Esto es, convertirlo en uno más de los irrepresentativos modelos partidarios vacíos de programa que demandan votos vía marketing para cada instancia electoral.

Sin embargo, no eran para nada contradictorios los mandatos de reivindicar la doctrina y a Perón con la revalorización de la democracia. Todo lo contrario. Pero en su momento Cafiero lo advirtió: "Algo muy grave sucedió entre nosotros; se tiró por la borda el Movimiento y se lo reemplazó por la burocracia partidaria... cargos electivos de los más encumbrados se adjudicaron con fraude y violencia; el triunfalismo infantil, el oportunismo feroz, la declinación moral y la soberbia sectaria: he allí el sustituto de aquello de que primero la Patria y el Movimiento”.

Se constituyó así una corporación de profesionales de la política, que acceden a los puestos de representación pública no por arte y decisión de las bases sino como producto de las roscas en “las internas” y del sistema de relaciones de los lobbies económicos que se ofrecen constantemente a apoyar y financiar campañas a cambio de privilegios y concesiones. Partidos cautivos de las encuestas que hacen empresas que son mentores políticos: los hechiceros de los nuevos tiempos, que dicen quién va a ganar y apuntan a quién votar. Partidos prisioneros del mensaje masivo de los medios de comunicación corporativos. Partidos cobardes.

¿Lo recuerdan? La “Renovación Peronista” terminó su travesía asfaltando el camino para el arribo de Carlos Menem y el más crudo neoliberalismo al poder. ¿No está claro acaso que, si logra una plataforma “peronista” Sergio Tomás Massa será el nuevo Carlos Saúl Menem?
Ese es el espécimen que se amontona en Esmeralda y el programa de la actual “renovación peronista”, idéntico al conjunto de los que usufructúan el caduco sistema político argentino para su propia prosperidad o la de sus mandantes, cuando multitudes que pueblan las plazas de todo el país rechazan las medidas económicas del gobierno. ¿Seremos tan necios de tropezar dos veces con la misma piedra?

¿Serán peronistas estos muchachos? Parece que apenas les da para continuar trillando el camino que nos llevó a la derrota en 2015: anteponer los intereses de los hombres a los de la Patria y el Movimiento.

Esmeralda desperdicia la oportunidad histórica de recuperar el justicialismo para el pueblo y el coraje de ser el sepulturero de la mayor corrupción estructural: la de la oligarquía argentina y las corporaciones extranjeras en el gobierno nacional.
En cambio, propone “gobernabilidad”, siendo que si le va bien a Macri es porque al pueblo argentino le va mal. Es un conflicto antagónico, como son antagónicas las disputas por la renta nacional: si no se beneficia el pueblo es porque las corporaciones se la están llevando; cuando no se gobierna explícitamente para el pobre se favorece implícitamente al rico.

No muchachos, compañeros peronistas del grupo de la calle Esmeralda: con Macri no hay negocio sino capitulación.

Planteamos la solidaridad frente a la ética capitalista de Macri, donde toda conquista colectiva conspira contra las ambiciones personales, última ratio de su conciencia individualista depredadora llevada al poder.

Es el marco ético inmoral del liberalismo: sálvese quien pueda, ya que el fin justifica los medios.

Es la ideología liberal (que en las potencias no se practica, pero se la inculca a las colonias): si a mi me va bien (ejemplo: Rockefeller empezó vendiendo diarios) al país le va bien. Lo sabemos, es falso. Pero tenemos que terminar de convencernos de lo contrario: si a toda la sociedad le va bien, a mi me va bien. Como lo expresaron las 62 Organizaciones: “Si todos los argentinos estamos bien, los trabajadores estaremos mejor”. Según Perón: “Ningún ciudadano se realiza en una Nación que no se realiza”.

El egoísmo individualista mata la ilusión de un futuro mejor para todos: en el todos estamos cada uno de nosotros como ciudadanos, como personas, como individuos con necesidades, deseos y esperanzas. No hay héroe individual; el héroe es colectivo, sentenció Oesterheld.

Toda connivencia con Cambiemos, tal lo que alienta Sergio Massa, es un absurdo o una rematada traición: sólo habrá coincidencia en el marco de una regresión argentina a los años de Menem, Cavallo y De la Rúa, o a los de la “colonia próspera”.

No habrá conformidad, por parte de un peronismo que nunca claudicó en su esencia ética cristiana, con la ética protestante, "espíritu" del capitalismo.

Nuestras diferencias con Macri no son cuestión de modales, sólo políticas, metodológicas, técnicas, operacionales: son fundamentales, ideológicas, éticas, y hasta morales. Nos ofende no únicamente como peronistas y populares sino como individuos, como ciudadanos, como seres humanos iguales en el todo y en el respeto al otro. Y hasta tenemos diferencias históricas: provenimos de ramas enemigas. Fuimos sanmartinianos y fueron rivadavianos; fuimos federales y fueron unitarios; defendimos la soberanía y fueron probritánicos; fuimos anarquistas, socialistas, comunistas y radicales y ellos fueron conservadores, fraudulentos, fusiladores y golpistas. 200 años y nada nos une; todo nos separa.

¿Qué queda entonces de aquel Movimiento? Todo: es la Patria.
La victoria sólo es posible si lo convocamos, lo resignificamos y lo organizamos, como hicieron Perón, Cámpora y Kirchner.

Hay no más de dos opciones: poner palos en la rueda, dificultar por todos los medios posibles el éxito de las políticas antinacionales y antipopulares de Macri, o acompañarlas tratando de sacar mezquinas ventajas y… me cago en todo lo demás.

¿Son peronistas estos “renovadores” de hoy? Que den respuesta verdadera al fundamento peronista: “Dividimos al país en dos categorías: una, la de los hombres que trabajan, y la otra, la que vive de los hombres que trabajan. Ante esta situación nos hemos colocado abiertamente del lado de los que trabajan”.


 ¿De qué lado están?


domingo, 4 de septiembre de 2016

MARCHA FEDERAL - DISCURSO DE HUGO YASKY


DISCURSO DE HUGO YASKY - Secr. Gra. de la CTA EN LA MARCHA FEDERAL

PARA LOS COMPAÑER@S QUE NO PUDIERON ESCUCHARLO AÚN









domingo, 28 de agosto de 2016

EN SOLO OCHO MESES...

Varias veces escuché la frase "quiero que al gobierno le vaya bien"; y... ¿Saben qué pienso? que a sus propósitos le va más que bien; y si no fíjense algunos de sus logros en tan solo ocho meses: 

5.500.000.- de nuevos pobres. 
Más de 300.000 despidos; sin contar trabajos informales.
Decretazos a mansalva.
El cierre de la central ATUCHA II.
Clausura del ARSAT y rifa de sus servicios.
Endeudamiento del país en u$s 50.000.000.000,-

En solo 8 meses el gobierno endeudó al país más que Brasil, México, Colombia y Perú JUNTOS!
Devaluación de más del % 60.
Una quita del Impuesto a la Riqueza del % 80.
Tarifazos de los servicios sin criterio y con alevosía.
Destrucción de PYMES y caída de la industria.
Nuevamente en recesión después de más de una década.
Censura y persecución ideológica en todos los ámbitos.
Represión a Jubilados, mujeres y niños.
Devolución de la autonomía a las FFAA.
Quita de planes sociales.
Desmantelamiento en las estructuras del Estado.
Negocios inmobiliarios con patrimonio del Estado.
Prisión domiciliaria a los genocidas.
Y un etc. que continúa.



lunes, 13 de junio de 2016

RECHAZO DE FRANCISCO AL DINERO QUE LE ENVIÓ MACRI

El papa Francisco le ordenó a los directores del programa Scholas Occorrentes que devuelvan los más de 16 millones de pesos que el Estado nacional le mandó al Vaticano para financiarlo. En una misiva, el Sumo Pontífice argumentó que el país no podía mandar ese dinero por las "necesidades que pasa el Pueblo", toda una crítica a la situación social de la Argentina.Días atrás, el presidente Mauricio Macri había firmado el decreto por el cual mandaba $16.666.000 del Tesoro Nacional para el financiamiento del programa Scholas, una iniciativa impulsada por Jorge Bergoglio desde que llegó al trono de Pedro.
Pero ahora se supo que Francisco le ordenó, a través de una carta, a los directores mundiales de Scholas, José María del Corral y Enrique Palmeyro que devuelvan el dinero a la Argentina. "El Gobierno argentino tiene que acudir a tantas necesidades del pueblo, que no tienen derecho a pedirle un centavo", escribió Bergoglio.


----------------------------------------------------------------------------------------




lunes, 6 de junio de 2016

FUGA DE CAPITALES, EVASIÓN FISCAL Y FACILITADORES

Las formas de la opacidad financiera

La fuga de capitales no tuvo relevancia en los debates públicos hasta la irrupción de los Panamá Papers, que en la argentina involucraron al presidente Mauricio Macri. La centralidad que obtuvo la investigación del Consejo Internacional de Periodistas de Investigación, cuyo documento se conoce como los Panamá Papers, representa una oportunidad para instalar el debate sobre la importancia de la fuga como uno de los factores que refuerzan la desigualdad y plantear nuevas formas de detectar y sancionar este tipo de prácticas.
El Dr. Alejandro Gaggero (UNSAM y CONICET) analiza para la página virtual de La Tecla@Eñe que dirige el compañero y colega Conrado Yasenza, lo siguiente: 


Desde hace décadas la fuga de capitales es una de las principales trabas para la economía argentina, un fenómeno protagónico en las principales crisis que vivió el país. A pesar de su importancia, durante años la fuga no tuvo un lugar central en los debates públicos y ni siquiera ocupó una posición destacada en la agenda de investigación académica. Esto parece haber cambiado desde hace unos meses a partir de las filtraciones de Panamá Papers, que en Argentina involucran al presidente y a algunos de los principales referentes del partido gobernante. Más allá de las eventuales implicancias electorales -e incluso judiciales- que pueda tener, representa una oportunidad para instalar el debate sobre la importancia de la fuga como uno de los factores que refuerzan la desigualdad y plantear nuevas formas de detectar y sancionar este tipo de prácticas. 

Argentina, un caso paradigmático: El capital se fuga y la deuda crece

La fuga es la salida de capitales de los residentes de un país originada en el intento de escapar de regulaciones estatales o de la consecuencia de políticas públicas. ¿Por qué es tan nociva? En primer lugar, se trata de un flujo de recursos que deja de ser invertido en el país de origen y, por lo tanto, no incrementa su capacidad productiva ni su fortaleza financiera. El efecto adverso aparece agravado por el hecho de que las principales perjudicadas son economías periféricas, que suelen enfrentar dificultades para aumentar sus niveles de inversión; por lo tanto, la fuga también incrementa las necesidades de endeudamiento en el exterior de estos países y los costos de hacerlo. Argentina en este sentido es un caso paradigmático: fuga y deuda van de la mano. Por otra parte, si bien no toda la fuga es necesariamente ilegal, la evidencia muestra que una proporción mayoritaria de ella está vinculada a actividades ilícitas o, en el caso de las legales, asociada algún tipo de evasión impositiva. Esto deteriora la situación fiscal de los países que la padecen y, por otro lado, tiene un efecto regresivo en la distribución del ingreso, ya que la evasión de las empresas y de las personas de altos ingresos atenta contra una mejora en la distribución primaria a través de las políticas sociales estatales.

Al estar vinculada al secreto y la evasión, es difícil saber el monto total de los capitales de argentinos en el exterior. El número oficial llega a 230 mil millones de dólares,  pero estimaciones recientes elaboradas por TJN y Cefid-Ar señalan que en la actualidad sería de aproximadamente el doble, cifra que equivale a algo menos de un PBI del país. Es decir, los argentinos tendrían invertido en el extranjero casi el equivalente a todo lo que el país produce durante un año.


Los principales actores de la fuga de capitales y su rol en los Panamá Papers

Las distintas filtraciones de información que surgieron del sistema financiero internacional (por ejemplo, las de Hervé Falciani del HSBC, Hernán Arbizu del JP Morgan y ahora los Panamá Papers) y el trabajo encargado por el Congreso sobre la crisis de 2001 muestran que los principales fugadores de Argentina son, en primer lugar, los actuales propietarios de grandes empresas y grupos económicos; y en segundo, las familias que durante las últimas dos décadas vendieron sus firmas al capital extranjero. Los apellidos Fortabat (ex propietarios de Loma Negra), Acevedo (ex propietarios de Acindar), Frávega, Pérez Companc, Madanes (propietarios de Aluar), Herrera de Noble (Clarín), entre otros, aparecen liderando los listados.  Macri, a pesar de integrar uno de los grupos empresarios más importantes de la Argentina, no había figurado en las fuentes disponibles hasta el caso de los Panamá Papers, en el cual  aparece vinculado a las empresas Kagemusha y Fleg Trading LTD. Esta última fue creada en 1998 para que el grupo familiar realizara inversiones en Brasil. Pese a que el mandatario afirmó inicialmente que la empresa se creó para una operación que nunca se concretó, recientemente salió a la luz que estuvo activa hasta 2007 controlando inversiones en el país vecino.
  
Además de las personas que fugan, el otro actor central en el proceso es el de las guaridas fiscales, verdaderas jurisdicciones del secreto financiero, que les permiten a los inversores evitar que sus cuentas o propiedades sean detectadas por el fisco o la justicia de sus países de origen. Cabe resaltar que la mayoría de estos distritos están vinculados a los países centrales, como Estados Unidos, Inglaterra, Suiza, entre otros. Tal como señaló Magdalena Rúa en un trabajo reciente, de las 4000 cuentas bancarias no declaradas en el banco HSBC de Suiza de contribuyentes argentinos, la AFIP detectó que las jurisdicciones donde se localizaron las sociedades offshore y trusts que se interpusieron con la finalidad de impedir al fisco el acceso a la información fueron: Estados Unidos, Suiza, Panamá, Uruguay, Guernesey, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Bahamas y España.

En el caso de las firmas de la familia Macri, la empresa Fleg Trading LTD estaba radicada en las Bahamas, era presidida por Franco y Mauricio figuraba como director. Aprovechando los beneficios de esta guarida fiscal, la empresa emitió acciones al portador, con lo cual se vuelve prácticamente imposible determinar quiénes fueron los propietarios efectivos. Por eso la defensa del presidente se basó en argumentar que él no era accionista de la firma ni recibía honorarios por su rol de director, y por eso no tenía que declarar la firma. Es importante destacar, sin embargo, que las empresas radicadas en países como Bahamas están habilitadas para abrir cuentas en otras guaridas fiscales, siendo los directivos de la firma las personas que pueden decidir sobre posibles movimientos de fondos. Con la información disponible hasta el momento no sabemos si Fleg Trading tenía cuentas bancarias, y si las tuviera, si la empresa autorizó transferencias a algunos de sus directores.

Los facilitadores

Por último, el tercer actor necesario para la fuga es el de los “facilitadores”: bancos, firmas de auditoría, estudios contables, u otras firmas  que se encargan de edificar la ingeniería financiera y contable para sacar los capitales del país. El actual ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, constituye un buen ejemplo del profesional vinculado a esta actividad. Durante años se desempeñó como directivo de JP Morgan y luego como titular de la firma de asesoramiento financiero Tilton Capital, encargada de diseñar la salida del país de los fondos recibidos por la familia Fortabat por la venta de la empresa Loma Negra. Otro ejemplo local es el del  banco BNP Paribas, que en estos días volvió a ser noticia. La Cámara del Crimen ordenó avanzar en la investigación por lavado de activos que lo involucra, en relación a operaciones realizadas entre 2001 y 2008 por unos 1.000 millones de dólares.  En el caso de Fleg Trading de la familia Macri, la empresa fue creada por el estudio Mossack Fonseca, uno de los principales estudios legales especializados en servicios corporativos de Panamá.

Políticas que no auguran optimismo

La política del gobierno asumido el 10 de diciembre no da lugar para ser optimista: nombró como vicepresidente de la Unidad de Información Financiera (UIF) a María Eugenia Talerico, quien durante años se desempeñó como abogada del HSBC en causas abiertas por la gestión anterior del mismo organismo. Tampoco resulta alentadora la nueva propuesta de blanqueo de capitales (¡otro  más!), en un país donde los perdones se repiten debido a la debilidad de los gobiernos, que necesitan obtener dólares de alguna manera o aumentar la recaudación. La contracara de estas políticas se ve en la ciudad de Barcelona, donde la alcaldesa Ada Codau acaba de decretar que el ayuntamiento no contratará a empresas que desvíen fondos a paraísos fiscales con la intención de evadir sus obligaciones tributarias u otras actuaciones delictivas. La normativa también obliga a las empresas a declarar en fase de licitación si tienen relaciones con paraísos fiscales. Si las compañías declaran que las tienen, deberán aportar "documentación que explicite el carácter de estas relaciones y la información que no sea confidencial se publicará en el perfil de contratante" del Ayuntamiento (eldiario.es, 20-5-2016). 

Buenos Aires, 3 de junio de 2016


viernes, 15 de enero de 2016

INFLACIÓN


Políticas del macrismo desatan remarcaciones de hasta el 250%

La Asociación de Empleados de Comercio de Rosario detectó aumentos descomunales en alimentos en distintas cadenas de supermercados. Las políticas económicas del gobierno, la falta de controles y el apagón estadístico liberó la zona para los supermercadistas.
La Asociación de Empleados de Comercio de Rosario presentó su relevamiento de precios en las cadenas de supemercados, tanto las nacionales como las que pertenecen a conglomerados multinacionales. Allí detectó aumentos abusivos producto de las políticas económicas del gobierno y la falta de controles.
El sindicato hace el relevamiento desde 2014 con el objetivo de detectar los márgenes que aplican las grandes cadenas de supermercados sobre el costo de los productos.
"Jumbo, que en mayo del año pasado sobre el precio de compra del peceto de novillito remarcaba el 170,25 por cientotuvo en esta oportunidad un incremento del 244,81 por ciento entre el costo y el valor de venta", explica Sebastián Ferro, secretario de Cultura del gremio según publicó La Capital.
También explicó que en Coto, "la diferencia entre el valor de compra y el precio de venta al público de la leche entera Sancor de 1 litro B9 era del 58,85 por ciento en mayo, mientras que en este nuevo estudio se demuestra que la remarcación en el mismo producto llega al 126,70 por ciento".
El gobierno de Macri ha dejado una zona liberada para que los supermercadistas aumenten sus márgenes de ganancia además de los aumentos de precios. Se trata de una política deliberada que se complementa con el apagón estadístico del INDEC, que no dará índices de inflación por lo menos hasta la primavera.
En el caso del arroz, uno de los alimentos más accesibles, "en mayo, Coto remarcó ese precio con el 38,68 por ciento y ahora con el 99,94 por ciento; Carrefour pasó del 15,91 por ciento al 95,76 por ciento, y Jumbo de 49,35 por ciento al 99,94 por ciento".
La posición dominante de los grandes supermercados le impone a los pequeños comerciantes el pulso de los precios. La zona liberada y el apagón estadístico abrieron el camino para los aumentos de precios más voraces de los últimos 15 años.
el orsai



martes, 29 de diciembre de 2015

DESDE LA DEFENSORIA DEL PÚBLICO

La Defensoría del Público exhorta al Gobierno Nacional a no violar la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual

Ante las consultas, denuncias y reclamos recibidos, la Defensoría del Público exhorta a las autoridades del Gobierno Nacional a respetar la división de Poderes establecida por la Constitución Nacional y a no modificar ni violar la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) a través decretos de ninguna naturaleza.
Asimismo, la Defensoría exige el respeto irrestricto de los 166 artículos de la Ley, que se fundan en derechos garantizados por la Constitución Nacional y los Tratados de Derechos Humanos a ella incorporados. La norma en su totalidad ha sido redactada bajo estricto cumplimiento de los estándares internacionales en materia de derechos humanos y así fue reconocido por los Relatores Especiales sobre Libertad de Expresión del sistema de Naciones Unidas y de la Organización de los Estados Americanos.
Diversas organizaciones de la sociedad civil, como la Coalición por una Comunicación Democrática, la Red de Carreras de Comunicación Social y Periodismo de Argentina (RECOM) y Fopea; integrantes de los nuevos organismos creados por la LSCA, como la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual las Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización y el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual; así como expertos en materia de derechos humanos y específicamente de derecho humano a la comunicación; alertaron de manera unánime sobre el retroceso democrático que significa la modificación por decreto presidencial de una ley de construcción colectiva, impulsada por más de treinta años, debatida en foros y audiencias públicas en todo el país, respaldada por los Poderes Legislativos, Ejecutivo y Judicial, y reconocida, como ya dijimos, por Relatores para la Libertad de Expresión de OEA y ONU.
Esa misma Ley prevé, en su inteligencia plural y federal, con un profundo sentido de la democratización de las comunicaciones y de la participación colectiva, mecanismos de integración y remoción de Directorios, Consejos y Comisiones creados por la misma ley, para concretar los objetivos propuestos en todo su articulado. Resulta totalmente inadecuado el avasallamiento de la temporalidad y modalidad propuestas por la LSCA, en la que el único mecanismo previsto para evaluar el desempeño de los integrantes de esa autoridad es el art. 14.
Es así como se gubernamentalizan organismos que deben representar los intereses heterogéneos de quienes viven en la Argentina y no de manera exclusiva los del Poder Ejecutivo Nacional, como lo hace el decreto 236/15 al restringir una conformación plural, con participación del Poder Legislativo, a un único representante directo del Poder Ejecutivo, quien además tampoco fue sometido a consulta ni proceso de evaluación social alguno; vulnerando, además, la autarquía y descentralización consagradas por ley.
Distintos organismos internacionales han celebrado tanto la aprobación de la LSCA como específicamente la composición plural de la Autoridad de Aplicación. En este sentido, la Relatora Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, Catalina Botero, sostuvo en el Informe Anual 2009 que: “la reforma legislativa representa un importante avance respecto de la situación preexistente en Argentina […] La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual está conformada de manera plural y diferenciada de la autoridad de aplicación actualmente vigente [en referencia a la que establecía el decreto/ley de la dictadura cívico militar]” (punto 11 y 13).
La remoción y reemplazo de las autoridades del directorio por decreto vulnera en este sentido los estándares internacionales que exigen que la autoridad de aplicación y fiscalización sea un órgano “independiente y autónomo del poder político y económico” (Informe Anual 2009). Recientemente en su informe temático 2014 el actual Relator interamericano, Edison Lanza, señaló que “la autoridad de fiscalización y aplicación de radiodifusión debería ser un órgano colegiado que asegure la pluralidad en su composición…”.
La injerencia presidencial dispuesta por el decreto 236/15 va en desmedro de uno de los puntos centrales del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que declaró la plena constitucionalidad de la LSCA, en 2013. En ese fallo, el máximo Tribunal exhortó al Poder Ejecutivo a respetar la “independencia” de la AFSCA.
Asimismo cabe remarcar que por medio de este decreto, que no está sujeto al control del Poder Legislativo, el Poder Ejecutivo ha ejercido facultades legislativas que modifican sustancialmente la LSCA, entrometiéndose en competencias del Congreso de la Nación, afectando la división de poderes y el sistema republicano.
En tal sentido, el artículo 99, inciso 3, de la Constitución Nacional establece como principio general que el Poder Ejecutivo Nacional no podrá en ningún caso, bajo pena de nulidad absoluta e insanable emitir disposiciones de carácter legislativo. Esta prohibición fue específicamente establecida en la reforma constitucional de 1994 con una clara intención de subsanar una omisión de la Constitución histórica a fin de garantizar la forma republicana de gobierno establecida en su artículo 1°.
Es por ello que esta Defensoría del Público considera que la intervención es una decisión autoritaria que de ningún modo contribuye al cumplimiento cabal de la legislación vigente, ya que no respeta los mecanismos de integración de los organismos, con participación de los representantes de las provincias, de las diversas fuerzas políticas del país, y de los múltiples sectores de la vida democrática, como las universidades, los pueblos originarios, los sindicatos y las organizaciones de la sociedad civil en materia de derechos humanos, comunicación audiovisual comunitaria y cultural. También resulta autoritaria porque no respeta la garantía de debido proceso prevista en la LSCA para la remoción del Directorio.
Por otra parte, es necesario no retroceder, sino profundizar el nuevo paradigma consagrado en la LSCA, que el decreto 236/15 parece ignorar. La LSCA se asienta en la perspectiva de los derechos humanos, en su comprensión cabal de que ya no existen consumidores ni usuarios, sino audiencias, plenos sujetos de derecho, que pueden dar y recibir información, buscarla y difundirla en igualdad de condiciones, no ya de manera pasiva, sino activa. Por lo tanto, tampoco resulta saludable la imposición de la ley Argentina Digital sobre la LSCA, sino por el contrario, para esta Defensoría del Público es imperiosa la necesidad de construir un diálogo permanente y armónico entre ambos nuevos paradigmas.

Para finalizar, es necesario recordar que la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en línea con los estándares internacionales, ha señalado expresamente que "la concepción según la cual los medios reducen su significación a meros objetos económicos, sujetos a las reglas de la libertad de comercio, ha quedado desplazada. Al afirmarse como bienes valiosos para la preservación de identidades culturales diversas y como garantes del pluralismo queda planteada la tensión entre la libertad comercial y la necesidad de asegurar una libertad de expresión amplia, plural y diversa" (caso Grupo Clarín, considerando 24 del voto del Doctor Petracci).

martes, 22 de diciembre de 2015

ANÁLISIS DE COYUNTURA


UN MUY BUEN ANÁLISIS DE LA COYUNTURA SE DIO EN 678
TANTO DE LOS PANELISTAS ESTABLES COMO EL DE LOS 
INVITADOS - para quienes no lo vieron los invito a captar en el
lenguaje sencillo que ilustraron al programa -




martes, 15 de diciembre de 2015

SIN PALABRAS...

COMPAÑER@S

Estaría bueno que los medios de comunicación informen que uno 
los juristas designados por decreto para cubrir las vacantes de la 
Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, integra el estudio jurídico 
Bouzat, Rosenkrantz & Asociados, cuyos principales clientes son 
Clarín SA y Cablevisión SA, tal como informan en su página web.
Su estudio no sólo representó a Clarín en el juicio por la ley de medios
ante la Corte, sino que además, Rosenkrantz es fundador de la
"Asociación para la Defensa de la Competencia”, una ONG creada
desde el estudio con el único propósito de presentar un amparo
tendiente a lograr la suspensión de la Resolución 100/10 que
declaraba la caducidad de la licencia de Fibertel.
En esa ocasión, gracias a la ayuda del partido judicial y de
Rosenkrantz, Clarín logró una vez más evadir la ley y Fibertel
continúa operando como una pieza clave del monopolio mediático
que hoy expande su poder al Poder Ejecutivo y a la mismísima
Corte Suprema de la Nación.



sábado, 12 de diciembre de 2015

VOS NO TE VAS MOROCHA, PORQUE SIEMPRE ESTÁS VOLVIENDO...

Es lo que se llama un día muy fuerte. Sí, un día muy fuerte, por sobre 
todo en los que hoy aparecemos encarnados en tu figura, que funge 
de símbolo de los que profesamos en las ideas de LA PATRIA ES EL 
OTRO.


En lo personal se me vinieron encima casi medio siglo de
protagonizar luchas, y varias veces muy duras... Junto a Néstor nos 

conocimos hace muchos años Morocha y... puta que si las conocemos;
y en el contexto de esas luchas, hoy es una etapa más, por muy fuerte
que sea ¿Pero, sabes qué? El rédito es superlativo... la cantidad
inmensa de pendex cumpitas que tomaron en el bastón de mariscal
gritan a cuatro vientos: NO PASARÁN, ahora menos que nunca!
Eso, nos deja más tranki, seguro!


Como pusieron el lomo y la vida Néstor y vos en estos 12 años de
gobernar con el amor y los principios que de allí emanan, no tienen 

parangón de ser igualados hasta el momento.

Dentro de un rato vamos a nuestra Plaza, para AGRADECERTE, no
para un “adios” sino para un “hasta luego” con agradecimiento
infinito por medio, porque... aquí estamos y estaremos tod@s con
vos... HASTA LA VICTORIA FINAL !!!


Te amo Cristina... como millones lo hacen. GRACIAS!


martes, 8 de diciembre de 2015

COMPAÑER@S...BREVE COMENTARIO...

Sabemos que nos encontramos en el portal de un cambio brusco del 
sistema, subordinado al cambio de políticas orientadas por ideas neoliberales y la 
fuerza del poder de los grandes monopolios del capital financiero. Esto, conlleva a drásticos sacudones hiper-inflacionarios,(por ejemplo fíjense que Martínez de Hoz 
tuvo que enviar a Celestino Rodrigo de puntal de lanza, que generó el famoso 
"Rodrigazo" para instalar sus propósitos).

Quiero decir con ésto, que a mi entender, no fue inocente algunos
anuncios antes del 10 de diciembre de los "popes" argentinos del neoliberalismo, 

que en la coyuntura generaron inflación antes de poner sus culos en los sillones oficiales.

Creo que está todo preconcebido y calculado... y obviamente el tema es acusar a la "shegüa" como responsable a través de la hegemonía mediática y sus laderos del periodismo cloaca; de ésta manera, no mancharse ante la opinión pública el 
mequetrefe antes de asumir; aunque supongo que en el fondo les importa un "corno"...


jueves, 25 de junio de 2015

CERTIDUMBRES - UNA NOTA COYUNTURAL PARA LEER

Ni bien se conoció la fórmula oficialista para las Paso, las usinas opositoras no demoraron un segundo en agitar los fantasmas que amenazan a la Argentina con una hipotética “bomba” que no dejará de estallar ni bien Cristina pase el bastón de mando. El “mercado” es el gran protagonista de las quejas opositoras. 


Cuando cualquier economista neoliberal con insistente presencia en los medios de prensa hegemónicos como fuente de información y, sobre todo, para dar a conocer los pronósticos sobre el futuro inminente de la Argentina, repite la existencia de apocalípticos presagios, tal como los publicados por un matutino local en su edición del fin de semana, centran sus análisis en aspectos de la economía que no tienen que ver con los que se priorizan en el modelo que se viene ejecutando en la Argentina y en otros países de América Latina.

La presentación de la fórmula presidencial Scioli-Zannini sumó incertidumbre sobre el rumbo económico” y que se “complicó las proyecciones para invertir”, fueron títulos y volantas publicados en un diario local fundados sobre opiniones de economistas que adhieren al modelo neoliberal, aunque eso no lo aclaran, preocupados por el destino de un tipo de “inversiones”: las especulativas de la timba financiera, por la resistencia del modelo a devaluar la divisa verde y por los intensos controles que realiza el BC y la Afip en torno de la política fiscal y de las operaciones del comercio exterior, medidas que no favorecen en nada el florecimiento del mercado financiero especulativo. O sea, no están preocupados por el mercado interno, ni por elmercado de trabajo, ni por la industria nacional… Cuando se refieren al mercado, se refieren a aquel que, con especulación financiera, permite ingentes ganancias para los timberos, que se ocupan y preocupan por ese tipo de negocios.

Expresan que no existe un “entorno amigable con el mercado y las inversiones”, pero no se atreven a especificar que la enemistad se refiere al mercado y las inversiones que apuntan a la timba, a las suculentas ganancias sin riesgo y sobre actividades improductivas que la política económica de estos últimos años se ocupó de combatir con firmeza inusual en los últimos 60 años.

¡Y tienen razón de preocuparse! Sobre todo si se atiende el último mensaje de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, si se analiza pormenorizadamente la razón de la fórmula para conducir el Estado que pone en juego el FpV y cómo se va conformando el Parlamento nacional, con candidatos que son primeras espadas del riñón y de sus más estrechos aliados.

El neoliberalismo deberá olvidarse por unos cuántos años, conforme lo indican las encuestas más serias, de que haya alguna posibilidad de torcer/eludir/eliminar el modelo de crecimiento económico con inclusión y, ni siquiera, deben especular con que quien preside la fórmula intente desandar el camino recorrido y trazado para el futuro. Es aconsejable que descarten también la idea de la “incertidumbre” en materia económica, sino todo lo contrario: Deben albergar la certidumbre de que no hay espacio para inversiones especulativas, mercados financieros volátiles, devaluaciones salvajes, endeudamiento, satisfacción a las demandas de los buitres de afuera y de adentro, flexibilización fiscal y todas esas delicias que adoran los gurúes y empresarios inescrupulosos del establishment y que fueron los instrumentos que enterraron por décadas las gigantescas posibilidades de desarrollo económico, social, científico – tecnológico, de infraestructura, etc. etc. de los argentinos, tal como se demostró en estos últimos doce años.

No hay espacio para “el cambio” y el consecuente retroceso a los años que causaron tanto dolor en la piel social, tanta desintegración de la fuerzas humanas y productivas de los argentinos, tanta impotencia y desvalorización de un pueblo altivo y digno… No hay espacio para la manipulación política de los deseos y la voluntad de una Nación, porque si algo se logró en estos doce años, además de la puesta en marcha de las fuerzas productivas de la Argentina, es la toma de conciencia de que en este proceso democrático que cumple treinta y dos años, la traición y/o la renuncia no provino del pueblo hacia sus aspiraciones, sino de la clase dirigente -política, gremial, empresaria-, sostenida y mantenida por las corporaciones que despreciaron e ignoraron históricamente las necesidades, las apetencias y los sueños del pueblo argentino.

Silvia Torres