LA ESTADISTA

LA ESTADISTA
Compañera Cristina Fernández de Kirchner

sábado, 22 de octubre de 2011

NADIE DEBE REIRSE DE LA MUERTE DE NADIE - LAS POTENCIAS SIGUEN MASACRANDO PUEBLOS ...




El francés pro-fascista Sarkozy, el británico pirata Cameron, el lujurioso itálico Berlusconi, el ibérico "socialista" Zapatero y el morocho "premio Nobel" Obama estaban exultantes con el abatimiento de Muammar Al Khadaffi. Parecían regocijarse no sólo por la mórbida fotografía que los medios internacionales desparramaron por todo el planeta, sino, por los reacomodos a futuro de sus intereses respectivos, en los que involucran tanto a las reservas energéticas como los posicionamientos geopolíticos estratégicos para los tiempos por venir. Para estos señores, en pos de sus logros no hay reparos, ni en las metodologías por más inmorales y aberrantes que fueren, ni los costos en vidas humanas, como tampoco las trasgresiones ofensivas de culturas enteras y de sus quiebres.

Todos estos gobernantes fueron socios hasta hace muy poco del poderoso libio promovedor de la Tercera Posición y asesinado los otros días. Más luego, en el silencio sigiloso de acuerdos estratégicos vieron prosperar la oportunidad de asentarle un golpe como el que vimos, antes de que se les “escape más la tortuga”; convirtiendo los términos de las negociaciones habituales en meras operaciones bélicas dada emergencias coyunturales en el contexto mundial según estos poderosos. Para esto, con la anuencia del “payasesco” Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la OTAN una vez más golpeó duro y como de costumbre, sin importarle asesinatos en masa sobre la población civil tal como es habitual a la demanda de estas potencias. A los réditos en masacre humana adquiridos en las incursiones de los EEUU y aliados, el pueblo irakí como tantos otros de la tierra, les conoce muy bien los costos. Es así que con el impulso iniciador de Francia, no precisamente la de De Gaulle, sino la de Sarkozy, sumado al acuerdo programado con otros países de la Unión Europea; y la agresiva sedición brutal planetaria propia de los “Halcones” con su fábrica de muerte y guerras, el Pentágono, desgarraron una vez más el sentido del principio de la conceptuación humana y la dimensión que representa como elemento de vida.

Con esto, Europa y los EEUU dieron origen y gestación en puerta a una muy posible guerra civil en Libia y sus cercanías regionales del norte de Africa. “A río revuelto ganancia de pescadores”; bien programado en el ideario del imperio y la Europa decadente antes los conflictos financieros globalizados originados por el sistema que amparan. En una elucubración que haría sonrojar a Maquiavelo, ellos planificaron, a sabiendas que Libia como tantas naciones árabes, tienen un entramado muy complejo de regionalismos, tribus y clanes, empapados de tradiciones étnicas y religiosas. Es precisamente, en una variopinta sociedad con estas particularidades y siempre en la búsqueda de reacomodos históricos, los poderes de grandes tribus y clanes religiosos darán origen a lo que les señalo, una probable guerra civil. La ecuación señala que “dos más dos es igual a cuatro”, el enemigo común que se señalaban entre las tribus y clanes, y que pareciera ser Muammar Al Khadaffi, ahora que lo “liquidaron” las luchas regionales por el poder desencadenarán las confrontaciones bélicas intestinas.
Eso sí, EEUU, Europa y aliados quieren participar de una de las regiones; y es precisamente la petrolera. En ejemplo está Francia,que tiene el vital energético ahí nomás, en la otra orilla del Mediterráneo.

Cuando esto ocurra y se sucedan los procesos consecuentes, las regiones marcarán sus propias fronteras relativas internas, pero una cosa podemos asegurar como señalé, de que la región correspondiente a los pozos petroleros quedará co-regimentada por los EEUU, Europa y aliados económicos y con su fuerza de choque presta a servirles si fuera necesario, la OTAN. Además tenemos en claro que para el Pentágono, estos tipos de intervenciones cínicamente llamadas “humanitarias” es un paso de excelencia para intervenir sin pudor con una base del AFRICOM ahí mismo en la región, cosa que les fue negada por todos los países africanos. Para ésto decidieron que HAY QUE MATAR A KHADAFFI; bloquearle las divisas en los bancos, para hacer uso de ellas también si fuera necesario, ante los problemas financieros, eso sí, al nuevo Gobierno de los “rebeldes” hay que darles una “mordida” … en eurodólares y con el sello de políticas y acuerdos para el poder compartido, obviamente acordado de antemano en la recepciones parisinas y otros ámbitos del poder mundial.

Ah, Muammar Al Khadaffi se puso del lado nuestro siempre en el conflicto con las Malvinas...