LA ESTADISTA

LA ESTADISTA
Compañera Cristina Fernández de Kirchner

miércoles, 15 de junio de 2011

CUIDAR NUESTRO FUTURO DE LAS "QUINTAS COLUMNAS"


Ahora más que nunca la selección de buenos cuadros políticos, con fortaleza ideológica y capacidad de gestión del Frente para la Victoria tienen que ocupar los mejores lugares de decisión en la administración del Estado nacional y sus poderes. No es un tema menor, tampoco de edad, de jóvenes o viejos, sino de compañeros hábiles para sostener y profundizar el modelo a como de lugar y contra viento y marea; protagonistas en conciencia de una proyección estratégica inquebrantable. Con la virtud exacerbada de la lealtad a la conducción de la compañera Cristina Fernández al frente del proyecto nacional y popular que comenzó el 25 de Mayo de 2003 con la gestión presidencial del compañero Néstor Kirchner.
Estamos a las puertas de un nuevo mandato; y éste debe completar el giro de la bisagra histórica que dará lugar a la continuidad de la tan anhelada revolución inconclusa, después de dos siglos de vida de nuestra Patria, con algún verano y primavera peronista. La gran pulseada contra el poder de las corporaciones y sus propósitos ya comenzó; y puede acentuarse más aún.
Lo antedicho, implica también, un grado de construcción de un sólido andamiaje operativo, y para ésto, vale tener en cuenta también de que esta solidez no sea debilitada, resquebrajada y fisurada desde su propio interior. Este entorpecimiento puede darse en el primero, segundo … o hasta en el tercer año de un nuevo mandato de cuatro.
Creo que no es un delirio de sospechas y desconfianzas; más bien de dar prevención y seguridad a los renglones de la historia que será escrita y narrada a futuro, y alineadas con nuestros mejores ideales.
El hombre en sí defecciona muchas veces, víctima de sus propias debilidades y a ésto, no podemos poner en juego la salud de la Patria y la región en su conjunto a las generaciones venideras. Por todo esto, debemos estar alertas, sobre todo de esas “Quintas columnas” y pseudo “heridos” de los últimos años que se dicen aún “kirchneristas” y tratarán de recuperar o adquirir los factores de poder que perdieron. Protagonistas políticos de algún momento, que incluso tuvieron sitiales de gestión muy importantes, máximas jefaturas y que por recuperar poder pueden entorpecer la profundización del modelo sin que les importe. Porque en realidad son fieles a sus ideas de fondo, y que en muchos casos comparten las de las corporaciones, que dicen combatir y acompañan conscientes.