LA ESTADISTA

LA ESTADISTA
Compañera Cristina Fernández de Kirchner

martes, 15 de febrero de 2011

EL PAPELON DEL PENTÁGONO QUE ENCHASTRA A WASHINGTON


Si hacemos la narrativa o crónica periodística tal como fue publicado en los medios informativos, aportamos a expandir la difusión del hecho acaecido y que no deja de estar bien que lo hagamos. Pero si de ello, revisamos y obtenemos bien lo acontecido en profundidad, no podemos deslindarnos de un análisis que arroja un hecho más y de suma gravedad conque los EEUU acostumbran a manejarse con impunidad en el escenario geopolítico mundial. Las crónicas nos indican que los EEUU intentaron ingresar ilegalmente a nuestro país, por Ezeiza, un cargamento de armas de guerra, sofisticados equipos de comunicación, drogas narcóticas y estupefacientes; al que llamaron “sensitivos”. Todo esto, en el marco de un desembarco de elementos, incluyendo una docena instructores, programado para cursos de instrucción a la GEOF (de la Policía Federal) tras un acuerdo firmado con antelación por nuestro país y los EEUU en 2010. Es así como se intentó pasar de manera ilegal en dicho combo, nada menos que unos mil pies cúbicos, que para que tengan una idea es el equivalente más o menos a la habitación de una casa; y correspondiendo a un tercio del total de la mencionada carga. Lo notable para el análisis, es que no era un envío de la FBI en un avión privado para los efectos que partió de una parte oficial-privada de un aeropuerto de los EEUU. Sino que era un gigantesco C17 – Globmaster III de la USAF, de donde todos los elementos a desembarcar traían el sello de la 7ª Brigada de Paracaidistas del Ejército de los Estados Unidos que tiene sede en North Carolina; hagan memoria sobre este sitio de instrucción para los ejércitos de las dictaduras. En Ezeiza, no fueron a recibirlos cualquiera de la Embajada de los EEUU en la Argentina, fueron los agregados militares y de Defensa, los coroneles Edwin Passmore y Mark Alcott. Evidentemente, estamos ante una maniobra más del Pentágono, concretamente; y digo esto con la certeza de que así es. Procediendo a través del Comando Sur la injerencia encubierta en los móviles que pueden ser de desestabilización y golpistas, tal como ocurrió en Honduras y más recientemente en el intento de la República del Ecuador. En este último pais, la Embajada de los EEUU negó tener nexos con los golpistas, pero hay acusaciones concretas hacia el Comando Sur para América Latina por donde se financió la sublevación, de donde cuentan con más de un millar de personas para operar sistemáticamente sobre nuestra región; y con un abultado presupuesto para los fines. Pero atentos, soy de los que piensan que hay que seguir de cerca el discurso de justificación de los EEUU y las variantes con que lo van modificando a medida que pasan las horas. Pescarlos infraganti ante la teoría del “hecho consumado” dejó desmarcado al Departamento de Estado. No olvidemos que la primer expresión de la Embajadora Vilma ante el hecho fue: “esto es una vergüenza” (en el proceso de devolución de la carga a North Carolina). Prueba suficiente de las contradicciones internas que se tiene entre el Pentágono y los nexos con el gobierno. Pero ésto pasa a ser un problema de ellos. Lejos de colaborar a enfriar la cuestión, utilizando los métodos que acostumbran con la hipocresía diplomática, las palabras del impresentable gusano-chileno devenido en funcionario de 3ª de los EEUU don Valenzuela por la CNN no resolvieron nada, es más, agrava la tirantez del conflicto. Por suerte el Canciller Timmerman puso los puntos sobre las “ies” dando sobradas razones del accionar del Gobierno Argentino en el mismo programa televisivo. Vemos cómo sigue la película de este hecho que considero más que GRAVE y que va a traer "cola", no solo para la Argentina con Washington, sino para la región en su conjunto.

No hay comentarios: