lunes, 31 de enero de 2011

COMUNICACIÓN Y RECEPCION ... CLARIN: APUNTEN A LA LEY


En el contexto del modelo de un nuevo país se están llevando a cabo acciones concretas, basadas en las decisiones políticas de quien lo conduce, Cristina Fernández. Debido a esto, también la afección en el campo de la comunicación imprime una acción dialéctica con la masa poblacional, que sufre una transformación de politización que trastoca las interpretaciones de la información; y no se traga más los “sapos”, con la gentileza que les eran ofrecidas por los grupos monopólicos de los multimedios y sus mensajes únicos.
En este sentido, el Grupo Clarín sufre desgastes día a día en su gestión empresarial. No escapa a nadie que la balanza en la relación de fuerzas han cambiado bastante, en este equilibrio se les va deteriorando de a poco su peso y últimamente tratan su defensa desde facetas de debilidad política con la metodología de tácticas anarquizadas. El mensaje hegemónico que los caracterizó, va pasando al plano de una virtual “verdad” descubierta y expuesta en el plano de la masa social receptora a formas de verdades legítimas y objetivas. Este cambio de eje en la recepción de la población en su conjunto, representa el deterioro medular del monopolio empresarial, obviamente, tocadas en el plano de las ganancias; lo que implica la debilidad impuesta en su motor primario por la sociedad misma.

Un ejemplo a lo expuesto de la contraofensiva monopólica la tuvimos recientemente. Cablevisión, tentáculo de la operatividad oligopólica del Grupo Clarín no le gusta cumplir con lo dispuesto en la implementación de la Ley 26.522.
A pesar de que la Resolución 296/2010 que había quedado firme para su inmediato cumplimiento, después del manipuleo jurídico del monopolio de Clarín, quien oferta una contraofensiva con escasos recursos de fundamentos.
El tema era el reordenamiento de la grilla. Tengamos en cuenta que Cablevisión es el único prestador de televisión paga que no hizo el reordenamiento temático y correlativo que se le había ordenado por la norma desde el pasado año; lo que originó, como es lógico, la sanción de la Empresa.
Ni lerdos ni perezosos apuntaron contra el directorio de la AFSCA, en especial contra quien lo preside, Gabriel Mariotto. También fueron contra Jorge Capitanich y el resto de los directores (a estos últimos sin nombrarlos en una recusación judicial mostrando falencias de textos legales de quienes patrocinan al grupo).
Recientemente la Presidenta Cristina Fernández rechazó dicho pedido de recusación por parte del grupo monopólico con el Decreto 72/2011, exhibido en el Boletín Oficial del ultimo 26 de enero.
Los fundamentos esgrimidos por el monopolio son de índole cuasi infantiles en su contenido; da vergüenza ajena entrar en el detalle de los mismos. Y es de destacar la rectitud y coherencia del Decreto del Ejecutivo en respuesta.

El bólido de la dinámica en la transformación de los medios de comunicación sigue su danza. El despertar que inspira la comunicación de los multimedios transformada, frente a un pueblo ávido de obtener el derecho que le corresponde, es la clave de transformación de la cultura que vislumbra la correcta aplicación de la verdadera justicia social.
-----------------------------------------------------------------------------------