LA ESTADISTA

LA ESTADISTA
Compañera Cristina Fernández de Kirchner

sábado, 2 de febrero de 2013

SALIDA AL MAR PARA BOLIVIA!!!




El compañero Presidente de Bolivia pidió la salida al mar, para su país a Chile. Nosotros, como argentinos, peronistas e hijos de la Patria Grande nos sumamos a ese reclamo. Y con más derecho que nadie, atento que nuestro pueblo también estuvo como Chile en guerra contra la Confederación Peruana- Boliviana, formada por el dictador Santa cruz, que ayudaba a los unitarios en su lucha contra la Confederación Argentina y ganamos esa guerra, al igual que los chilenos (logrando derrocar al dictador Santa Cruz). Pero a diferencia de los chilenos, nuestro gran Juan Manuel de Rosas, no se aprovechó del caos y las desgracias del pueblo boliviano y no tomó Tarija, sino que pidió una consulta para ver si ese pueblo quería o no ser de nuestra Confederación. Chile, en cambio, avanzó sobre sus tierras y sobre sus aguas. Rosas, como un gigante americanista, dirá: "Con este motivo te diré, que el señor Otero, actual gobernador de Salta, y otras personas, me hablan desde aquella parte, y desde Bolivia, sobre el estado de aquella república, diciéndome: que las provincias de ella invocan y desean la federación, que hablan de nuestra Confederación con respeto e interés; y que por todo sería la mejor oportunidad para que el gobierno argentino reincorporase a Tarija, y fomentase la federación en Bolivia, interviniendo en ello, y auxiliando a los federales. Qué de esto reportaría grandes beneficios el comercio de la República Argentina y la causa nacional de la Federación. Es esto en substancia lo que me escriben con sumo interés, y que me apresuraré a contestar, porque todo ello es absolutamente opuesto a mis principios políticos y a mi carácter privado.
Les diré, pues, que de ningún modo estoy, ni puedo, ni podrá jamás estar conforme este gobierno mientras yo esté a su cabeza, y como tal Encargado de las Relaciones Exteriores. Que lo que nos corresponde es sentir las desgracias de una república hermana, vecina y amiga, y en sus disensiones domésticas guardar toda la neutralidad del derecho internacional, sin dejar de distinguir en la parte posible a nuestros amigos de nuestros enemigos, resguardarnos y precavernos de estos. Que no debemos mezclarnos en que su forma de gobierno sea de unidad o de federación, y que respecto de Tarija, no es digno de la República Argentina reincorporarla hoy por la fuerza, ni reclamar nuestros derechos en circunstancias que Bolivia se encuentra afligida, y envuelta en una terrible anarquía.

Que esto debe ser obra de la paz, por negociaciones pacíficas, dignas y honorables, en que por un tratado quede restituida, lo que no nos será difícil conseguir así que Bolivia se encuentre en perfecta tranquilidad, presidida, por un gobierno justo y verdaderamente amigo, con el que conseguiremos también otro de límites y comercio, como lo desean los mismos señores que me han escrito. Tratado que puede y debe ser recíprocamente ventajoso y de inmensos beneficios a las dos repúblicas. Que oportunamente marchará un ministro argentino para ir poco a poco preparando las cosas en este sentido. Que la guerra contra Santa Cruz, no fue a Bolivia sino a éste, a consecuencia de las invasiónes que fomentó sobre la República Argentina, su liga con los salvajes unitarios, y establecimiento de la Confederación Perú Boliviana, que en todo sentido rompía su permanencia el equilibrio de los Estados del continente y minaba en toda forma su base de gobierno republicano".