LA ESTADISTA

LA ESTADISTA
Compañera Cristina Fernández de Kirchner

domingo, 7 de diciembre de 2014

EVASIÓN Y FRAUDE FISCAL A LAS NACIONES... 4.040 CUENTAS ARGENTINAS EN EL UBS

La francesa Stéphanie Gibaud llega al país en marzo para reunirse con Ricardo Echegaray. En enero habrá otro encuentro en París. La ex directora de Ceremonial de la Unión de Bancos Suizos (UBS) hasta el año 2012 vio manejos irregulares de información confidencial y denunció casos de evasión y fraude fiscal. El rol de Falciani y el gobierno francés.


La historia de las cuentas irregulares de argentinos en el mundo no deja de dar sorpresas. Y todo hace aparentar que en el corazón de la banca Suiza hay aún mucho material de personas físicas y empresas de la Argentina que deberán ser investigadas en busca de presuntos delitos económicos. 
En marzo de 2015, desembarcará en el país una ex banquera arrepentida con una serie de documentos y material probatorio que otorgará al fisco nacional. En su poder, la mujer tiene archivos con fichas de entre 3000 y 4000 cuentas de argentinos, presuntamente no registradas aquí. Todas radicadas en la Unión de Bancos Suizos (UBS) de París y Ginebra. Desconocida para el común de la gente, la francesa Stéphanie Gibaud fue, entre los años 1999 y 2012, directora de Comunicaciones y Ceremonial de UBS.

De hecho, y si bien se mantuvo en estricto secreto hasta hoy, Gibaud ya estuvo presente en un encuentro cara a cara con el jefe de AFIP. Fue el 25 de septiembre pasado, cuando Echegaray viajó a Francia para reunirse con el arrepentido del HSBC, Hervé Falciani, cuya lista de evasores fue el eje de la denuncia en torno a ese banco y sus clientes a nivel local. En ese contexto, Falciani presentó a Gibaud, que adelantó la cantidad de cuentas disponibles y se comprometió a mantener el hermetismo de esos datos. 
Ambos arrepentidos –Gibaud y Falciani– son fundadores de un grupo de activistas "arrepentidos" que combaten contra el fraude bancario y que elaboraron una plataforma de denuncia ciudadana para cortar con la corrupción del sistema financiero (ver aparte). Casualmente, en las últimas horas Gibaud salió a ofrecer información de diferentes países del mundo, todo vinculado a irregularidades de clientes. 
La propuesta de la ex ejecutiva de UBS es colaborar para que las naciones puedan recuperar los dineros que se perdieron de cobrar en impuestos y multas por el dinero enviado al exterior sin registrar. Es que esos montos son realmente abultados y, en muchos casos, representan casi la mitad del Producto Interno Bruto de los países. Una de esas naciones es La India, uno de los más pujantes del bloque BRICS. Gibaud tiene datos de cuentas de privados en Francia, en la sede de UBS. 
"Argentina presenta una denuncia contra el HSBC", escribió Gibaud en su cuenta en la red social Twitter el 28 de noviembre último. Mostró su cercanía a la situación que afronta el país en materia de denuncias a bancos que ayudan a sus clientes a lavar y evadir sin tributar. 
Su time-line en ese mundo virtual está plagado de referencias a investigaciones por evasión, fuga y lavado en todo el globo. Además de entrevistas a Falciani y fotos de manifestaciones populares contra el sistema financiero mundial. 
En una de esas postales se observa a una anciana que sostiene una pancarta con la frase "United Bandits of Switzerland", en castellano, "Bandidos Unidos de Suiza". 
Como un simple dato de color que puede tener diferentes lecturas e interpretaciones, Gibaud sigue en esa red social a mandatarios de todo el mundo, entre ellos la jefa de Estado de Brasil, Dilma Rousseff y la presidenta Cristina Fernández. 
En el 2008 descubrió la maniobra
En una entrevista que dio el último viernes en Francia, Stépanie Gibaud explicó en la cadena NDTV que en el UBS su trabajo consistía  en conseguir "cosas que el dinero no puede comprar", tales como boletos de los juegos que habían sido vendidos durante meses o años o conciertos privados de artistas de renombre. A pesar de que  Gibaud había estado trabajando en el banco desde 1999, fue sólo en 2008 cuando descubrió que ella era parte de algo que era ilícito. Gibaud comenzó a sospechar cuando sus superiores  la presionaron para minar todos los documentos en su ordenador con decenas de miles de nombres de clientes y asesores de clientes, así como todos sus archivos.

2 comentarios:

jfc dijo...

La francesa Stéphanie Gibaud llega al país en marzo
No quiero se molesta, pero no entiendo porqué se usa siempre el present¿?
El presente histórico, como su dnominación lo indica, es para lo que pasó, el presente futuro no lo conozco, pero es muy usado, no se porqué

Coco Plaza dijo...

Estoy contigo en lo que decís. A veces no se si es una licencia de estilo en la escritura literaria ó vicio que abunda, incluso en el periodismo de lengua española.