LA ESTADISTA

LA ESTADISTA
Compañera Cristina Fernández de Kirchner

viernes, 9 de diciembre de 2011

TEATRO COLISEO "LA JUSTICIA LLEGARÁ TAMBIÉN PARA ESTA NORMA"



Alli, en el Teatro Coliseo, en agosto de 1920 se llevó a cabo la primer trasmisión radial en la historia de la Argenina. Este fue el escenario elegido por nuestra Presidenta para que, discurso por medio, oficializara la asignación de más de 1200 frecuencias de FM a municipios de todo el país. Esto implica dar un paso más en la implementación de la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, la que conocemos como la nueva ley de medios. Dejando en claro Cristina que ésta Ley es una prioridad de su gobierno.

En el escenario del teatro, aparecía una mesa donde se hallaba sentada en su parte central la misma Presidenta, secundada por su Jefe de Gabinete Aníbal Fernández, el Secretario de Comunicación Pública, Juan Manuel Abal Medina, el ministro del Interior, Florencio Randazzo y quien se puso al hombro el proyecto para llevar a un final feliz la sanción y promulgación de la nueva Ley de Medios en vigencia, Juan Gabriel Mariotto; cuyo rol destacó Cristina y a quién calificó de “un cruzado” de este asunto.

La mandataria aprovechó el acto para dejar bien en claro que “la justicia llegará también para esta norma”. No se le escapó a nuestra Presidenta la suspensión del art.161, para aplicarse al Grupo Clarín mediante una cautelar del Juez amigo de monopolios, Carbone; quien omite hacer caso hasta a la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien le dictaminó un tiempo prudencial para las cautelares y ya lleva más de uh año de suspensión.

La Corte volvió a reiterar, en el día de ayer, después de este discurso que la Ley está en plena vigencia; ahora, yo me pregunto, si es así, … porqué no para el Grupo Clarín el artículo 161 de la Ley? ¿O para la justicia que representan algunos jueces los monopolios tienen “coronita”? ¿O un juez de primera instancia se ríe de las pretensiones y sugerencias de la Suprema Corte de Justicia? …si es así, como se suele decir: “estamos en el horno”.