LA ESTADISTA

LA ESTADISTA
Compañera Cristina Fernández de Kirchner

martes, 26 de marzo de 2013

CAMILA VALLEJO: "ESTOY DE ACUERDO CON UNA SALIDA AL MAR PARA BOLIVIA"


Buéh, solo ayudo a difundir un poco más, que la líder estudiantil y actual candidata a diputada por el Partido Comunista, Camila Vallejo, se mostró a favor de entregar a Bolivia una salida soberana al mar en medio de la controversia por la recién anunciada demanda contra Chile en La Haya.
Piñera se hizo el chúcaro con un nacionalismo que él no puede sentir obviamente desde sus ideas liberales, sin embargo, negó su accionar a favor una salida al mar para Bolivia. 
M. Bachelet declaró lo contrario y Camila Vallejo también:“Creo que es lamentable al punto al cual hemos tenido que llegar, pero sí estoy de acuerdo con una salida soberana al mar para Bolivia en el marco de una política de integración”, sostuvo la candidata del PC chileno, según una nota publicada en el portal digital biobiochile.cl

En declaraciones al programa “Expreso Bío Bío”, la postulante al Congreso se refirió a la demanda que el presidente Morales presentará en contra de Chile, asegurando que “yo estoy de acuerdo con una salida soberana al mar por parte de Bolivia”. “Aquí no se trata de regalar. Por ejemplo, Bolivia es un país que tiene bastante desarrollo en materia energética y nosotros estamos con, supuestamente, crisis energética, por qué no resolver una política de integración de solidaridad mutua en estos temas”. 
Pregunto, a cambio de los intereses comunes regionales, en especial políticos, por ende los energéticos y otros para la integración ¿Por qué carajos no dialoga Chile para que Bolivia pueda tener un "corredor", tan ancho como una avenida, para que pueda llegar al mar? ...muy loco! No?

PAPEL PRENSA CON OTRA MILLONARIA ESTAFA


Tal como lo anunciara Infonews la Sigen denunció 48 casos de desvinculaciones de personas de la empresa por montos excesivos, cuyo total asciende a $4.258.112. El síndico ante Papel Prensa, Daniel Reposo, aseguró que se trata de "un claro hecho de administración fraudulenta, vaciamiento y corrupción perpetrado por Jorge Noseda, quien responde a Héctor Magneto".



Los síndicos en representación del Estado Nacional en Papel Prensa detectaron 48 casos de desvinculaciones de personas de la empresa por montos excesivos y en su mayoría por conceptos improcedentes e injustificados según la normativa vigente en materia laboral, indicaron desde la Sindicatura General de la Nación (Sigen).
En la mayoría de los casos, indica el organismo, se trata de personal que ha superado la edad jubilatoria y solo bastaba la intimación establecida por Ley para acceder a ese beneficio. El monto total de las indemnizaciones pagadas asciende a $4.258.112.
El Síndico ante Papel Prensa, Daniel Reposo, informó de esta situación al representante de las acciones del Estado Nacional, el Secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para que articule las acciones legales correspondientes.
Además, presentó la correspondiente denuncia ante la Comisión Nacional de Valores y solicitó disponer la formación de las correspondientes actuaciones sumariales por la irregularidad denunciada por quienes tienen a su cargo la administración de la sociedad, el Gerente General de la empresa, Jorge Noseda, y los directores pertenecientes al Grupo Clarín y al diario La Nación.
La Sigen denuncia también que el Estado, poseedor del 27,47 % del capital de la sociedad, no fue consultado al respecto. En ese sentido, Reposo señaló: “ Es un significativo perjuicio económico para la sociedad y sus accionistas, entre los que se encuentra el Estado Nacional, siendo éste un claro hecho de administración fraudulenta, vaciamiento y corrupción perpetrado por Jorge Noseda, quien responde desde sus inicios en el año 1978 a Héctor Magnetto (CEO del Grupo Clarín). Este gasto millonario e injustificado se carga directamente en los costos del papel para diarios y atenta contra el precio que deben pagar los medios editoriales independientes”.


lunes, 25 de marzo de 2013

[COMUNICADORES DE RGENTINA] Solicitada GONZÁLEZ - VERBITSKY

CONTRA EL LINCHAMIENTO CORPORATIVO
     DE PERIODISTAS E INTELECTUALES 


Comunicadores de la Argentina (COMUNA) defiende el derecho de todos los periodistas e intelectuales a elegir los temas que son objeto de sus investigaciones y ensayos y a criticar aquello con lo que no acuerdan.


Los trabajadores de la comunicación no deben ser agredidos ni menoscabada su libertad de crítica e investigación, lo que no quiere decir que no sea legítimo el debate sobre cómo lo hacen.




A partir de este principio, COMUNA repudia los ataques verbales y simbólicos contra el Director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, por sus análisis y opiniones, y contra el periodista, maestro de periodistas, Horacio Verbitsky, por retomar el contenido de las investigaciones periodísticas que tienen por objeto a la cúpula de la Iglesia Católica argentina.

Esas investigaciones no pueden ser tildadas de oportunistas ya que se remontan a décadas. Por caso, su nota de siete páginas sobre “La teología de la seguridad nacional” en la revista Crisis, N° 47, de octubre de 1986; o su primicia de tres páginas sobre la isla El Silencio, publicada hacia septiembre de 1990 en el segundo ejemplar de Página/30, dirigida por Jorge Lanata, hoy al servicio de los intereses del Grupo Clarín en todos sus formatos multimediáticos.

El repudio a los ataques de estos días es doble por cuanto son usados como arietes comunicacionales que se prestan a difundir infamias y mentiras, sin aportar pruebas ni documentación, base de nuestro trabajo si se entiende a la información como ineludible “remisión a fuentes”.


Nuestra solidaridad con González y Verbitsky nace en el respeto a una trayectoria de más de medio siglo, siempre basadas respectivamente en un inmenso desarrollo académico y en investigaciones que cuentan con documentación insoslayable.


La defensa de la comunicación democrática no implica coincidencia con las opiniones de cada colega y cada medio, pero sí es fundamental para la profesión que su ejercicio pueda ser llevado a cabo con respeto por la libertad de expresión que los grandes grupos mediáticos también declaman.


Por lo mismo, es repudiable el pronunciamiento de cualquier institución, sector o grupo corporativo que intenta desacreditar investigaciones periodísticas documentadas, descalificándolas como parte de supuestas campañas.

24 de marzo de 2013 - Comunicadores de la Argentina (COMUNA)

domingo, 10 de marzo de 2013

ALBOROTO EN EL CIELO




Según mi querido amigo el Turco Aram, que dicen los cuentacuentos de Caracas, que El Pingüino lo estaba esperando allá arriba a Tribilín, para comenzar a armar el nuevo orden celestial, más democrático, inclusivo y justo. En el camino, cuentan, le sorprendió el olor a azufre, al pasar de largo la estación El Infierno, sin darle demasiada bolilla a George W. Bush, alias El Diablo, desde aquel memorable discurso en la ONU el 20 de setiembre de 2006.

Esto me lo contaron poco después de que Cristina Fernández, comenzara su regreso a Buenos Aires, tras despedir a su amigo Hugo Chávez, mientras millones y millones de venezolanas y venezolanos seguían haciendo horas y horas de cola para poder –también ellos- despedirse. Amor con amor se paga, decía Chávez.  Lula miró para otro lado y dijo que no tiene apuro de reunirse con El Pingüino y Tribilín.

 “Se repite la historia: Bolívar y Martí, Kirchner y Chávez”, comentó  el embajador venezolano ante la OEA, Roy Chaderton. ¿Será que se juntaron los cuatro, con Martí, Sandino, el Pepe Artigas y el Ché?
Los venezolanos aprendieron en estos años quién era realmente Simón Bolívar, más allá de la figura acartonada que les impuso la elite. El historiador Norberto Galasso insistía en el verdadero San Martín: nacional, en tanto le legó su espada a Rosas por defender la soberanía y fue enemigo de Rivadavia expresión del imperio inglés; latinoamericano, en tanto luchó por la liberación y unificación de varios países, admiró a Bolívar y respetó a los pueblos originarios a quienes llamaba "nuestros paisanos, los indios"; popular en tanto escribió "odio todo lo que es lujo y aristocracia"; intervencionista en economía (como lo demostró en Perú) y hasta expropiador (como lo demostró en Cuyo).

Las oligarquías (y el tan dañino mitrismo argentino) impusieron el imaginario colectivo del odio y desprecio entre ambos libertadores, para seguir con el divisionismo que garantizaba la colonización. San Martín admiraba a Bolívar y tenía en Europa tres retratos suyos, uno delante de su propia cama, recuerda Galasso.

Mientras escuchaba a los cuentacuentos, ron mediante, la cadena nacional de televisión rememoraba los momentos en los que Chávez plasmó en un cuadro la imagen de Kirchner junto a la suya, y se la regaló a Cristina. Con este cuadro, “se evidenció la superación de las barreras más difíciles como son las psicológicas y las del nacionalismo reaccionario”, destacó Chaderton.

Enseguida, la televisión mostró imágenes de Chávez acompañado por el ex presidente de Brasil Luis Inácio Lula da Silva, a quien Chaderton consideró el mejor mandatario que ha tenido ese país y quien es un trabajador, un obrero. Y señalaba que Chávez, “en un giro genial, propone al pueblo venezolano que elija como su Presidente a un trabajador, al vicepresidente Ejecutivo Nicolás Maduro, como garantía de que esto va a continuar. Son grandes lecciones que mezclan la sabiduría del pueblo brasileño con la grandeza de Chávez. Ese es el mejor ejemplo”.

Ahora viene la etapa donde todos van a reclamar su lugarcito junto a la historia de Chávez, la etapa del Yo y Chávez. Dicen que se fue sin dejar un testamento. Dejó su vida, una patria, un plan de gobierno: hoy su testamento es su pueblo.

viernes, 8 de marzo de 2013

EL MEDIO ES EL MENSAJE


(Notaza. (*) El autor es Licenciado en Comunicación Social. Docente de la Cátedra de Comunicación y Teorías de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social. UNLP.)

CARLOS PAGNI - coimero y mentiroso -

El diario LA NACIÓN y las obsesiones de sus escribas
Las siguientes líneas surgen a partir del análisis de una publicación del diario La Nación, del miércoles 6 de marzo de 2012, (el día posterior al fallecimiento de Hugo Chávez) que aparece en tapa con el título “Mucho más que un espejo”, y cuyo autor es Carlos Pagni.

Por Federico Varela (*) / Quien comienza así: “No hace falta demostrar que la amistad con Hugo Chávez ha modelado la historia del kirchnerismo. Es imposible narrar la aversión de los Kirchner a una interpretación pluralista de la política, y su adaptación cada vez más entusiasta al populismo, sin mencionar su contemporaneidad con el chavismo”.

Hay una tendencia casi frenética en los escribas del mundo liberal, conservador, o de la derecha, para decirlo de modo más riguroso, en señalar como populista a los distintos procesos que en América Latina se llevan a cabo, desde la irrupción en el poder legítimo de los líderes de la región, llámense estos Néstor Kirchner, Hugo Chávez, Lula Da Silva, Rafael Correa, Pepe Mujica, etc. En el machacar de ese enunciado se esconde una velada operación: la de denominar/demonizar a estos procesos conducidos por esos líderes, como gestas de la (otra vez) barbarie, el atraso de las pseudo democracias consensuadas por la masividad fascinada, por la figura del que gobierna.

Continúa Pagni; “La relación con la Venezuela de Chávez es el único vínculo externo que Néstor y Cristina Kirchner mantuvieron sin altibajo alguno a lo largo de una década. Ellos, que no pudieron perseverar en la afinidad con España, en la familiaridad con Uruguay, en la buena vecindad con Chile ni en la asociación comercial con Brasil, entablaron con el presidente fallecido un romance frente al cual el carnalismo de Menem con Bush se reduce a mera cortesía”. Vale la aclaración que lo que nosotros consideramos el fin de la concesión a ciertas empresas españolas que saquearon hasta último momento, lo que otrora eran marcas registradas del orgullo argentino (YPF, Aerolíenas Argentinas), para La Nación significa no perseverar en la afinidad”, el juego del lenguaje permite la ironía y el cinismo a gran escala.



Podrán instituirse desde lo académico infinitas definiciones de populismo. De estas, sólo por mencionar alguna, Carlos Pagni, uno de los punta de lanza de esos opinólogos, desde su grada en la tribuna de doctrina del diario La Nación, titula su nota de hoy “Mucho más que un espejo” acudiendo (sin aclararlo por supuesto) al sociólogo Francisco Panizza, autor de esa frase. Lo que tampoco aclara el ariete del diario de los Mitre, es que Panizza sostiene que los “mandatos” de Carlos Menem y George Bush también fueron experiencias populistas.

Pero como a esa derecha, macha, blanca, liberal le duele que dos de sus hijos-hombres predilectos (Menem – Bush), hayan sido acusados de relaciones homosexuales, utiliza a sus exegetas (Pagni es uno de tantos), para acusar que en los populismos también existe la penetración política entre hombres. Lo que olvida esa derecha es que en su ojo obsceno lo carnal entre hombres está mal visto, pues, en eso que el operador de la Nación ve exceso, el populismo ve legitimidad, amor y goce. Además de legalidad, ya que de hecho, en esta comarca se sancionó el 22 de julio de 2010 la ley N° 26618 de matrimonio igualitario.

Lo que no es objeto de análisis para Pagni, son los resultados que dejaron las relaciones entre presidentes en un modelo liberal y en otro de carácter nacional y popular. La desocupación, la pobreza e indigencia, la deuda externa, el desmantelamiento del estado y el mercado interno, no son variables que merezcan su atención.

“Las simpatías personales o ideológicas son pistas engañosas para explicar esa solidez. Chávez estuvo vinculado, desde el comienzo, a la solución de dos problemas que el kirchnerismo no consiguió resolver en una década: financiamiento y energía. Aislado de las redes internacionales de inversión, Néstor Kirchner encontró en el venezolano a un prestamista permisivo”.

Aclarado lo carnal Pagni niega cualquier posibilidad de “simpatía” personal o ideológica entre Néstor Kirchner y Hugo Chávez (ni hablar de la construcción de lazos sustentables y duraderos entre los países de la UNASUR, o el haber planeado juntos de forma maestra la muerte del ALCA en Mar del Plata). Sólo ve en la relación entre ambos una conveniencia financiera donde Néstor sería un vividor sin fondos y Chávez un prestamista “permisivo”, pero interesado. Lo que oculta (pero se nota), es que le duele tremendamente que Néstor Kirchner haya desterrado al FMI de las políticas económicas nacionales: de cuantos puntos del PBI se destinaban (o recortaban) a salud, educación, jubilaciones, etc. Una decisión soberana de nuestro país es leída, por el diario La Nación, como síntoma de un país aislado de las redes de inversión internacional.

Trae al recuerdo la valija de Antonini Wilson, y afirma: “… son estampas imborrables de la poco edificante peripecia moral del Kirchnerismo”. Lo que habría que recordarles, a los que hablan de moralidad, ética, transparencia, calidad institucional, seguridad jurídica, etc., es que los medios que solicitan y fogonean sus notas, fueron cómplices de dictaduras militares, de torturadores, de violadores que robaron bebés, de guerras innecesarias y con final anunciado, de apropiaciones de empresas con la desaparición de sus dueños, de estatizaciones de deuda privada, de préstamos internacionales que no se aprobaron en el congreso (porque estaba cerrado), de gobiernos constitucionales en los que hubo atentados no investigados a la comunidad judía, de la voladura de una ciudad para borrar pruebas de la venta ilegal de armas, etc.

Sostiene que los Kirchner encontraron en Chávez a un inspirador: la demonización de la prensa independiente (continúa)…”. Realmente, a ésta altura cabe preguntarse: ¿cómo no se le derrite la lapicera a un periodista conservador, opositor, con claros intereses políticos, cuando se autodenomina independiente?. Es que acaso no ven que otro proceso que tuvo lugar en los últimos años fue analizar críticamente el quién dice qué, a quién, por qué medio y con qué fin? Si llegara a ser así, se comprende porque, luego no logran discernir el golpe que reciben en las urnas.

Aunque en el siguiente párrafo se desdice: “pero es más probable que ese parecido sea hijo de una concepción populista que no necesita recurrir a la imitación porque se basta a si misma”, aclarando que dicho ejemplo los Kirchner lo tuvieron en Perón. Carlos Pagni se podría poner de acuerdo consigo mismo al menos antes de exponer sus ensayos de carácter potencial (habría, podría; sería; tendría).

Nada dice la nota de las elecciones ganadas por Chávez, de la dignidad recuperada por los campesinos, los obreros, los indigentes, los desocupados, y toda esa mayoría para la que el estado nunca había dicho presente.

La impunidad discursiva (utilizando conceptos repulsivos) con la que se desestiman los movimientos populares de América Latina es impactante. Pareciera que hay un tipo de periodismo que emite verdades desde un pedestal de intelectualidad, moralidad y buen gusto. Pero se comprende la nota cuando se pone el foco en el medio que la publica y el tipo de lector al que se dirige, al que podemos imaginar con una sonrisa, pero con espuma de rabia en la comisuras de la boca.

Por suerte en la Argentina hoy se debate la política, y tenemos libertad para expresarnos, la misma que tiene Pagni. Lo que sorprende un poco (o ya deja de sorprender) es que se utilice cualquier arma y momento para golpear al adversario político desde la “independencia”. Se han leído (sobre todo en foros de los medios hegemónicos, que deberían estar moderados), signos de alegría por la muerte de Hugo Chávez, pero, realmente no se entiende qué festejan: ¿acaso no ven qué el General Perón se fue hace casi 40 años, y el peronismo está más vivo que nunca?