LA ESTADISTA

LA ESTADISTA
Compañera Cristina Fernández de Kirchner

jueves, 30 de abril de 2009

DESFACHATEZ y DESPARPAJO POR TV







¡Ah ... falta Biolcatti! ...entre golpistas y comandos civiles.

CARTA A BIERTA V



Restauración conservadora o profundización del cambio
Recorre la Argentina la fanfarria de una restauración conservadora, expresión de una derecha vieja y nueva. Con arrebatos cambiantes, a veces con estridencia, muchas veces en la penumbra, nerviosamente se preparan. Van de reunión en reunión, en una coreografía que se hace y rehace bajo la bitácora de semanales gacetilleros del gran desquite. Ventrílocuos, pronostican el próximo viraje. El fin de la pesadilla. No llegan a ser aún la Santa Alianza. Pero a falta de un Metternich, pululan políticos de diversas historias y procedencias, estilos comunicacionales aparentemente objetivos y representantes de economías facciosas que apuestan a recrear un Estado sin capacidad de pensar el conjunto de la Nación, cuando es necesario transformarlo en el sentido contrario, sacudiéndose sus modos neoliberales y su debilidad institucional. Los restauradores exudan el deseo de recuperar los fastos de la Argentina del primer centenario, aquella en la que la mitología agroganadera representaba los fundamentos de la Nación. Sus narrativas del presente se inspiran en las injusticias y desigualdades del pasado. (PARA LERLA COMPLETA IR A:

martes, 28 de abril de 2009

La La La Nación! .. LO MEJOR PARA LA PATRIA ES: ¡¡¡ EL GLIFOSATO !!!:





En su incesante y centenaria búsqueda de los “pilares” de la patria, eventualmente las fuerzas armadas, la iglesia, el campo o todos juntos. El diario La Nación ha encontrado un nuevo pilar, en este caso de la producción nacional: EL GLIFOSATO.


El acto de sincericio del diario de los Mitre apareció en el suplemento rural y lo pueden apreciar en este link:



El menú de canalladas semanales fue coronado con una amplia solicitada de ADEPA denunciando persecución a los medios “independientes”.

Veremos esta semana que se inicia con que otras se nos vienen: Observando su comportamiento, quizá podamos entender que la peor de todas las epidemias, la mas nociva, la estamos soportando a diario propagada a toda hora por nuestros inefables medios masivos de desinformación. Diría aquel periodista radial: ¿"No le parece"?

AGUANTE LUISITO !!!


Mirá Luis, mi viejo me decía que el que violenta carece de razón en la disputa. Algo de eso se puede leer en la estúpida agresión que sufriste...¿Qué pretenden? ¿Intimidarnos? ... a vos? al gobierno popu? ... a los cientos de miles de compañeros? ... a mí? ... a nosotros? ... con una historia de 30.000? ¡ESTÁN LOCOS, LUIS! Nerviosos porque saben que vamos esta vez a por todo y no hay marcha atrás... A - POR - TO - DO !!! y ¡NO HAY MARCHA ATRÁS!

¿Te acordás aquello que decía Gral. de que al final ...los pueblos hace tronar el escarmiento?

lunes, 27 de abril de 2009

ELECCIONES Y LA GALERÍA DE GORILAS






Faltan pocas semanas para que la muchachada nacional comparta un día electoral. Es cierto que sigue en juego un modelo de país; y mucho no hay que merodear por los rincones de las ideas en busca de una deducción exhibidora de las características de cada uno de estos modelos en puja. El presente en desarrollo, es producto de un proyecto nacional encarado con muchos éxitos y unos pocos errores. Tanto es así, que las estadísticas, opiniones internacionales muy válidas, análisis concretos en políticas y economía, etc. dan crédito a lo que mucho asumimos en los últimos 5 años, como los mejores años gobernados para la Argentina en más de medio siglo.

La oposición al Gobierno nacional, cuyos protagonistas en su mayoría subyacen en una suerte curriculum vitae que deja mucho que desear en actuaciones pasadas; sobre todo en acciones concretas de gestiones fracasadas y con fines lamentables, vuelven al ataque. Retoman la embestida en un rejuntado bochornoso de ensaladas de ideas e intereses; de factores egoístas de sector y personales; que los lleva a constantes roces mórbidos entre ellos, en la interrelación y con un grosero puterío político en la trama de sus armados. Valga enumerar también a esa reformada oligarquía campestre, de donde sus antecesores manejaban más sutilmente los hilos de la reacción con los cuarteles, que aparecían a su mandato a la acción. Claro que también suman los defenestrados gorilas de los partidos quebrados y en feroces disputas internas para ver quien se queda con la mejor torta.

Para que este desmadre opositor, tenga una vertiente de refuerzo que selle un potencial volumen de verdadero poder hacia la relación de fuerzas, hacen su aparición las corporaciones de los monopolios mediáticos. Ya los conocemos. Sabemos quiénes son y cómo despliegan su accionar basado en la falacia de la información a través de los brazos oligopólicos hacia la población y los lobbies seguidos del manejo del capital corrupto. Son, como diría Nicolás Casullo, el Partido de la Nueva Derecha.

Ante un próximo evento electoral que se aproximaba, el General Perón dijo algo así como: “…sepan poner su voto”.

viernes, 24 de abril de 2009

EL PRIMER PREMIO EN BASURA MEDIÁTICA SE LO LLEVA ARGENTINA



Desde la conformación de la macra figura del monopolio mediático, siempre se quiso manejar los sucesivos gobiernos en función de sus intereses. Estos, en términos económicos, empresariales, de mercado, finanazas, de sector ó individual; llegan al logro de una colorida inmoralidad, porque el sonrojo de la vergüenza lo desconocen.

En esta etapa, parece que no tienen tanta suerte. Que esta vez se les “apareció la viuda”, como decía mi abuela cuando mi vieja me agarraba en alguna. Se encontraron con una administración nueva del Estado republicano que conformamos y sin lugar a dudas, inmersos en un sistema democrático que esta vez no les permite los “caprichos” del poder, de la ambición, que nadan en fascetas ideológicas ajenas a los respetos y derechos del hombre y que suelen pertnecer a su inegable cualidad.

Esta contradicción emergente los convierte en verdaderos genocidas de la inteligencia de la masa poblacional. Quedando la responsabilidad moral, de la cual adolecen, en los empresarios de los monopolios multimediáticos y en sus direcciones editoriales; llevándose pegados a los opinólogos que se dicen periodistas y que los conocemos a todos. De estos últimos, su gran mayoría entran en la categoría de “forros” y “prostitutos” de la comunicación que dicen ejercer como ciencia. “Nadie me obliga a hacer lo que yo no quiero”, más cuando los valores que uno maneja hacen resaltar la inmoralidad a la que se está sometido; y en cualquier momento, estos conocidos energúmenos de prensa de cartelera, pueden hasta llegar a decir que es “obediencia debida”. Es que quizás sus cráneos dan para eso y las ideas se trasnochan en pasados sueños que se dispararon allá, por el 76’.

He aquí porqué hacen que exista, ante la población que consume medios, un campo argentino, con todo lo que éste implica, en la figura de cuatro “empresarios camperos” que franelean dentro del ideario de la última dictadura cívico-militar y se autoproclaman: “el campo” … “la patria”. También con desfachatez se envuelven en banderas, con salvajismo bloquean rutas y detienen ambulancias con sus consecuencias sabidas, asesinos e inconscientes. Así tenemos, que nuestros medios bien conocidos, los promocionan como héroes nacionales y hacen apología del delito golpista que los asiste a unos y a otros en su calidad de destituyentes del gobierno del Estado nacional. ¡ESTOS SON NUESTROS QUERIDOS MEDIOS BASURAS!

Lo crucial, serio en importancia, que define el futuro nuestro, nuestro bienestar poblacional, como sociedad que se supera, incluyendo el resto de la región del cono sur americano, que está llevando a cabo con gran esfuerzo nuestra Presidenta Cristina Fernández en una gestión que no se ve desde hace más de 50 años, NO LO ENSEÑAN, NO LO COMUNICAN, NO LO INFORMAN al principal actor beneficiario: EL MISMO PUEBLO; a quien le bloquean el conocimiento de la realidad por la “verdad” inventada, falseada con el discurso hegemónico de su mórbida creación.
Mienten, trastocan información, tapan noticias de suma importancia, quizás con un crimen, que sí existe, pero que lo reiteran decenas de veces, para que se alimente a la población como si fueran cientos de crímenes en un día y generar en el colectivo de la gente la inseguridad y el miedo como único factor de vida a “que somete este gobierno”.Sin generar el beneplácito poblacional que se debe sentir, por los logros reales y concretos adquiridos y generados por el mismo. Juegan al tremendismo con una importante situación crítica, pero con una estadística que no supera en mucho la de otros años, se fabrican las siete plagas de Egipto en el nombre del “dengue”, del maldito mosquito transmisor. Con esto fabrican sádica y mórbidamente la salsa ideal para condimentar “la inseguridad” y los crímenes “de a montones”. Estos multimedios son ignorantes de la polisemia del lenguaje. Pero esta vez, a pesar del constante “bombardeo” de falacias, en el marco de la subestimación a nuestros compatriotas, se encontrarán con que el pueblo argentino aún conserva EL SENTIDO COMÚN. Entonces, sobrevendrá el juicio, el que marca la historia con su memoria. A esta última palabra, muchos le tienen miedo, sobre todo, si es el mismo pueblo que la practica.

martes, 21 de abril de 2009

AHORA UNA REFLEXIÓN ...




Por Sandra Russo


Reflexión sobre los excesos verbales de Elisa Carrió y la crispación del escenario político.
De un tiempo a esta parte, Elisa Carrió logró ser considerada inimputable por mucha gente, que encuentra sus vaticinios y sus diagnósticos tan arrebatados y delirantes que considera que no vale la pena ponerse a contestarle. Después de todo, es la líder de una de las principales fuerzas de oposición, e incluso cierto pudor democrático obliga a quienes vertimos opiniones a pulir los adjetivos, para evitar la épica del rechazo. Sin embargo, creo que la tensión creciente de estos días exige algunas responsabilidades en todos, y creo que hay límites que se han cruzado. Límites que tienen que ver con todo lo sufrido, con todo lo perdido colectivamente.
Hubo experiencias históricas deleznables encabezadas por gente cuya salud mental o su estabilidad emocional no estaba clara. Pero aquí no viene a cuento ni la salud mental ni la estabilidad emocional de Carrió, sino su irresponsabilidad política.
La semana pasada hubo en el Congreso un acto de repudio a Carrió, protagonizado por paraguayos residentes en la Argentina, por haber negado, ella, que durante la larga dictadura de Alfredo Stroessner hubo persecución, tortura y asesinatos de opositores. En un proyecto de declaración, se habló de “negacionismo”, incluyendo en la figura la negación del Holocausto que hizo el obispo Williamson. ¿Por qué negar el asesinato de judíos en el régimen nazi es más grave que negar el asesinato de opositores en la dictadura de Stroessner?
El 24 de enero, en la revista Noticias, Carrió, en una de esas comparaciones forzadas que intenta dibujar para repartirlas entre la hinchada gustosa de repetir lo que no entiende y aquello de lo que no sabe nada, asimiló a Néstor Kirchner con Stroessner.
–Usted compara a Kirchner con el dictador paraguayo Alfredo Stroessner. ¿Esa comparación no es violenta y exagerada? –le preguntó el periodista.
–No. Respondo a una técnica política objetiva –respondió ella.
–En la dictadura de Stroessner hubo desaparecidos y violencia política, Carrió –le sugirió el periodista.
–No. No mandó a matar a opositores. Controlaba el aparato político con los liberales, los medios de comunicación, la policía, el contrabando y la aduana. Yo vivía a 300 kilómetros del Paraguay. La libertad de prensa estaba limitada. Gobernaban manejando el narcotráfico y dinero ilegal de autos. Esto es muy parecido al Paraguay de Stroessner. Es una semidictadura –finalizó la líder de la Coalición Cívica.
En el Congreso, la semana pasada, Martín Almada, dirigente de derechos humanos paraguayos, declaró como “infames” los dichos de Carrió. Según la Comisión de la Verdad y la Justicia del Paraguay, entre 1954 y 1989 hubo en ese país 423 opositores asesinados, 336 desaparecidos y 59 fusilamientos extrajudiciales. ¿Por qué hay que callarse estas desmesuras? ¿Por qué dispensar a esta mujer de tantos disparates, multiplicados por radio y televisión como si no fueran lo que son, deformaciones, sino opiniones basadas en la razón y el pensamiento?
Cada tanto vuelve con la idea de que los Kirchner “terminarán como Chauchescu”, el dictador rumano que fue ejecutado junto a su esposa por hordas enfurecidas. Y no se trata de una asociación casual ni temeraria, tratándose de esa mujer que llevó durante años una cruz colgada del cuello, intentando ser la esposa de Dios (¡de quién menos!), y ahora enarbola para sus acólitos sus banderas de veneno y desprecio absoluto por la verdad.
Sin un ápice de racionalidad política, Carrió se dedica, en la actual escena política argentina, a ser la más crispada y ensordecida por sus propias voces interiores. En el comunicado conjunto que presentaron ayer la Coalición Cívica y la UCR sobre la decisión de coparticipar las retenciones a la soja, Carrió y Gerardo Morales afirmaron que “es otra declaración de guerra al campo. Y en esta guerra el Gobierno quiere sumar a su ejército a gobernadores e intendentes”.
Acá no hay ninguna guerra, ni ningún ejército, ni debe haberlo. Lo que hay es un increíble consentimiento opositor para poner en el vocabulario colectivo palabras inspiradas en la muerte y una sensación general e inexplicable de seguir dándole crédito público a una figura política autoabortada, como es Carrió. No puede seguir diciendo cualquier cosa, cuando todo lo que se le ocurre huele al deseo tanático de hacer flamear su bandera personal sobre un caos con el que colabora proactivamente desde hace años. Y Morales... no debería apelar a esas palabras el presidente de un partido que abandonó anticipadamente el gobierno hace unos pocos años, con un saldo de más de treinta compatriotas muertos.

lunes, 20 de abril de 2009

EL PROYECTO DE LEY PRESENTE EN LA "BOMBONERA"


Seee … soy profundo y sensiblemente un gran “bostero”, creo. En algún momento me pregunté, como tantos otros lo habrán hecho. ¿Qué sería de Boquita si no existieran las gallinas? ¿Qué sería de las gallinas si no existiera Boquita? …se lo habrán planteado también, aunque supongo que con aires de parcialidad fana, los pinchas y los triperos, la academia y los rojos, los cuervos y el globito, Talleres y Belgrano de Córdoba, etc.
Supongo que todos hubieran sido grandes equipos, medianos ó chicos, buenos, mediocres ó malos …en fin; pero la realidad, es ver cómo se potencia en la rivalidad, el emulismo surgido de las localidades de zona o vecinas. No es el caso de River y Boca en esta última apreciación. Pero lo cierto, es que hoy los muchachos de ambos bandos nos dieron una verdadera lección de lo que es la fraternidad entre feroces rivales … y fue precisamente en el reclamo por el derecho de ver el fútbol por televisión de forma gratuita. Solicitando para esto que el Proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que lanzó CFK al debate popular se sancione como Ley en el Congreso Nacional; lo que permitiría desmonopolizar los medios y acabar con el “curro” de vender los partidos … si no tenés guita y no pagás el cable o los partidos codificados no ves fútbol. Pagalos si querés, nadie te va a quitar ese capricho … pero mejor es gratis, no?

--------------------------------------------------------------------------

HINCHAS DE BOCA Y RIVER COINCIDEN EN PEDIR EL FUTBOL LIBRE


Buenos Aires, 19 de abril (Télam).- Con despliegue de banderas hinchas de Boca y River coincidieron hoy en La Bombonera al reclamar que el fútbol sea libre para todos por televisión y no pago como sucede en la actualidad.Tanto en la tribuna de Boca, como en la de River, se mostraron banderas, en las que se reclamó por el fútbol gratis por televisión, algo que propone la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual."Clarín: El fútbol es una pasión no un curro", decía la bandera que se exhibió en la tribuna de River."El fútbol es de la gente y para todos", decía la bandera que mostraron en la tribuna de Boca.Este hecho se produjo al mismo tiempo, en los primeros minutos del superclásico que igualaron hoy en un tanto entre Boca y River.En tanto, una agrupación de hinchas lanzó panfletos hoy en La Bombonera, antes del inicio del superclásico, reclamando que el fútbol "vuelva a ser de los argentinos" y en apoyo a la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.Los panfletos arrojados en La Bombonera tenían la firma de "Agrupación Fútbol para Todos", y en el contenido había opiniones de Angel Cappa y Claudio Morresi, entre otros."Qué queremos: que el fútbol vuelva de los argentinos y no el curro de un canal por cable. Queremos recuperar la sobremesa de los domingos, en familia, viendo a nuestro equipo por televisión abierta y gratuita", destaca el comunicado."Apoyemos el proyecto de ley de medios de comunicación que desmonopoliza la pasión argentina, devolviendo el fútbol a la televisión de aire, para que vuelva a ser de todos", agrega.Luego, en el reverso del panfleto, dan a conocer las opiniones de varias personas, entre las que se destacan las de Angel Cappa, el entrenador de Huracán; de Claudio Morresi, el Secretario de Deporte de la Nación; y del periodista deportivo Alejandro Apo."El fútbol es un espectáculo de la gente y tiene que volver a la gente, no nos olvidemos que este deporte nace en los barrios más pobres del mundo, no sólo en Argentina. Me da la impresión que la televisión no se preocupa mucho por la gente", remarca, según marca el panfleto, Cappa."Todo lo que tenga que ver con la posibilidad de que cualquier persona, viva en el lugar en el que viva y tenga la condición social que tenga, pueda ver la competencia deportiva que sea a través de un servicio público, es algo que deseamos y esa es la razón por la cual estamos donde estamos", se apunta de Morresi."Por el momento me pongo feliz que intenten sacarle el negocio a estos, eso está bárbaro, hay que tener en cuenta que con esto se rompe el negocio, la monopolización de los partidos de fútbol. Es muy jodido lo que toca la nueva ley de radiodifusión, son muchos intereses", sentencia Apo según la expresión del panfleto.

domingo, 19 de abril de 2009

OTRO GRAN PASO ...





EL COMFER REHABILITÓ LA VENTA DE PLIEGOS


19-04-2009
Se abre el juego para que las cooperativas de servicio puedan prestar televisión por cable.
El Gobierno nacional reabrió el negocio de la televisión por cable. Con la resolución Nº 275/2009 publicada este lunes por el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) en el Boletín Oficial, se reabre la venta de pliegos para servicios complementarios de radiodifusión por vínculo físico luego de nueve años. La suspensión de la venta se inició en el 2000, con el dictado de la Resolución Nº 726/2009 del mismo organismo. El pliego permite el acceso a licencias de servicios complementarios por vínculo físico, es decir, televisión por cable. Están excluidos en esta normativa los servicios complementarios cuya adjudicación implica asignación de frecuencias radioeléctricas (UHF por ejemplo). Uno de los aspectos más relevantes del pliego es que rige para la adjudicación, ampliación, extensión y habilitación de licencias para servicios complementarios de radiodifusión por vínculo físico. Al mismo tiempo se reglamentan los requisitos para que accedan a licencias de servicios complementarios las cooperativas; se establece la obligación de los licenciatarios de generar un canal propio de contenidos y producción local y se faculta a los licenciatarios de localidades de hasta 5.000 habitantes, a asociarse para la producción del canal de generación propia, con otros licenciatarios de la zona. “La resolución del organismo es sumamente positiva porque abre el juego a un número muy importante de cooperativas para que puedan prestar el servicio sin las restricciones que las marginaron del mercado durante muchos años”, afirmó el abogado Miguel Rodríguez Villafañe, presidente de la Asociación Iberoamericana de Derecho de la Información y de la Comunicación.“Sigue existiendo para las cooperativas de servicio público una restricción, porque para ello se debe cambiar la ley, cuya propuesta fue presentada por el Gobierno y debe ser votada en el Congreso. Pero esta resolución es muy importante, para otras cooperativas, asociaciones, mutuales, organizaciones de la sociedad civil. Ahora estos sectores pueden optar por comprar los pliegos”. La resolución no fue bien recibida por la Asociación de Televisión por Cable (ATVC ) que manifestó su rechazo argumentando que “debe mantenerse la obligatoriedad de acreditar la propiedad de la totalidad de la infraestructura y equipamiento necesarios para la instalación del servicio.”Por su parte, el gerente de la Federación de Cooperativas Eléctricas de la Provincia de Buenos Aires, ingeniero Mario Vitale, también apoya la decisión del Comfer de reabrir la licitación de pliegos para la provisión del servicio de televisión por cable: "Este anuncio para obtener licencias se recibe con beneplácito". Además Vitale manifestó su respaldo al proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que tendrá a las cooperativas como actores fundamentales para la prestación de servicios de radiodifusión. "Esperamos estar totalmente contenidos con la llegada de la nueva ley", concluyó.

jueves, 16 de abril de 2009

EXCELENCIA DE UN PERIODISTA BIEN NACIDO


(La Ventana - Pág.12)







Las éticas de Walsh
A partir de un recorrido sobre la obra de Rodolfo Walsh, Luciano Sanguinetti propone una reflexión sobre la ética periodística y sobre nuestras propias actitudes ante la vida.
Por Luciano Sanguinetti *
Encontré Operación Masacre en la biblioteca de mi viejo. Corría la dictadura y yo tenía, creo, 16 años. Supongo que era herencia de la biblioteca de mi abuelo que fue director del diario católico El Pueblo, quizás uno de los últimos diarios confesionales masivos. En 1945, por una nota alusiva al 17 de Octubre y proclive al movimiento peronista en ciernes, se vio obligado a retirarse de la conducción del periódico. Como imaginarán, el abuelo era un nacionalista conservador (con todo lo que eso implica para los años cuarenta) que las circunstancias históricas pusieron ante un dilema. La leyenda familiar cuenta que, entre otros perjuicios, como consecuencia de aquella decisión, perdimos la modesta fortuna de una quinta y un caballo blanco en el que mi viejo y sus hermanos jugaban a los cowboys.
Hace algunos meses, a propósito de un seminario sobre Dilemas Eticos del Periodismo en la Maestría de Periodismo de la UBA (algunos alumnos podrán en este momento recordar la clase), había observado las diferentes éticas que Walsh había desarrollado en su vida profesional. Les recordaba a los alumnos que el primer Walsh, el que va de la serie de novelas policiales como Variaciones en Rojo hasta Operación Masacre en 1957, está ligado a la idea del periodista como detective, en el mejor estilo de la novela inglesa. Hay una ética racionalista, y el trabajo del periodista es descubrir la verdad (¿quién es el asesino?) y presentarla ante la opinión pública (una suerte de lector de la novela de la vida) para que la justicia, al fin y al cabo, cumpla con su cometido. Ahí el periodista usa las dos armas fundamentales del conocimiento: la sensibilidad y la razón, como el Guillermo de Baskerville, que plasmó Umberto Eco en El nombre de la rosa. Si buscara ahora el libro en la biblioteca de mi viejo encontraría estas palabras: “Es que uno llega a creer en las novelas policiales que ha leído o escrito, y piensa que una historia así, con un muerto que habla, se la van a pelear en las redacciones, piensa que está corriendo una carrera contra el tiempo, que en cualquier momento un diario grande va a mandar una docena de reporteros y fotógrafos como en las películas”.
La segunda ética la podría representar los trabajos que Walsh publicó en la revista Panorama, entre 1966 y 1970. Ahí pareciera que la función del periodista es como la del antropólogo, darles voz a los que no la tienen. Reflejar sus visiones del mundo, sus rasgos y lenguajes, registrar (Aníbal Ford recordaba en un artículo premonitorio sobre Walsh que fue uno de los primeros en hacer uso del grabador) sus costumbres en el norte misionero, en los carnavales, en los leprosarios. Hay ahí seis lecciones de periodismo, imposibles de pasar por alto.
Hacia fines de esa década, Walsh pareciera entender que ya no alcanza con comprender el mundo, ni con presentar las pruebas ante unos jueces ciegos, ni darles la voz a los que no la tienen, lo que se exige es transformarlo. Para eso las herramientas del periodismo y la comunicación son fundamentales (de eso hablan su trabajo en el diario de la CGT de los Argentinos, en los talleres de periodismo en las villas, su participación en la contrainteligencia), acaso para no terminar defraudado como el personaje de Nota al pie, por haber vivido reproduciendo para La Casa “el linaje esencial de los imbéciles, el cromosoma específico de la estupidez”. (¿Alguien habrá escrito ya sobre las trasmutaciones del significado de las casas en la literatura argentina, desde la casa de los hermanos en Casa tomada hasta La Casa de León de Sanctis?) Aquí el compromiso de Walsh va a ser tan claro y sencillo que nos exime de comentarios.
Finalmente, el terrorismo de Estado, los propios errores, la muerte de los seres queridos, el refugio en el Tigre, llevan a Walsh a interpretar que ya es otro tiempo, el tiempo de “sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”, como escribió en los documentos de Ancla. Aislado, perseguido, disfrazado, escribe con su nombre y apellido, cosa que no hacía desde principios de los setenta, otra cumbre de la literatura argentina: Carta abierta de un escritor a la Junta Militar y Carta a mis amigos, referida a su hija. Aquí el periodista habla (“sin esperanza de ser escuchado”, intuye) para el porvenir como un artista.
Presiento que de pronto estas reflexiones nos llevaron a una Argentina distinta, de pasiones encontradas, de convicciones, menos oportuna quizás, en la que los dilemas éticos parecían estar más claros y a la vuelta de la esquina. Alguien dirá, quizá con razón, que es una época pasada, que ya no todo es blanco o negro, que hay grises. Yo les digo sin nostalgia: entre los grises también hay diferencias, aunque en el camino, como en la historia de mi abuelo, perdamos una quinta y del caballo blanco nos quede apenas una foto.
* Docente, investigador. FPyCS UNLP.

miércoles, 15 de abril de 2009

LOS MEDIOS Y LA SALUD MENTAL



Una vaca muerta, todas las vacas muertas
Las tretas del grupo Clarín y la SALUD MENTAL


La treta de la repetición es antigua como el hombre “bis repetita placent” decían los romanos. Y la técnica era rústica y primitiva: el boca a boca, el papiro… dicen que… al vecino mío le pasó… me contaron… hoy decimos ¡qué horror lo que le pasó a la pobre Susana…! ¿y a esa ancianita que le sacaron su sueldo con un engaño…? en fin… ahora con los medios [tele, diarios, radio, internet] se hace todo más fácil, si repetís una noticia y transmitís las imágenes más cargadas de emocionalidad y tragedia lográs obturar el pensamiento y la reflexión…
Todo esto me decía mi amigo el psiquiatra durante un viaje por la ruta 29 viniendo de La Plata.
Habíamos bajado en la estación de servicio de General Belgrano a la vera del camino, y luego del intento frustrado de comprar Página 12 [sólo venden Clarín y La Nación… libertad de prensa] y de la charla conveniente entonces con los empleados sobre la censura en las ideas y el monopolio de la información, seguimos viaje.

Sobre MEDIOS y FINES

Si sos dueño de los medios, como la derecha lo es en América del Sur, -continuaba mi amigo- tenés un arma poderosa en tu poder para manejar a la gente. ¿Quién decía: la opinión pública no existe…? Pierre Bourdieu titula así un trabajo suyo en Voces y Culturas; Ignacio Ramonet habla de la tiranía de la comunicación… ¡cuánta razón! Hoy no existe la opinión pública como tal; existe la opinión creada por los medios e injertada en nuestras cabecitas con la repetición y la manipulación. No hablamos, somos hablados decía el filósofo. Y Luis Pablo Giniger lo expresa claramente en su trabajo Los dueños de la palabra sobre la concentración en pocas manos de los medios en Argentina.
La construcción del pensamiento hegemónico hoy se hace más sofisticado con la tecnología mediática pero con resultados muy eficaces: que la masa de la clase media [y si es posible de allí para abajo] piense en conjunto lo mismo; es decir, que piense lo que al poder económico le conviene que piense; el discurso único y hegemónico: una vaca muerta en la pantalla de la TV repetida hasta el cansancio es traducida en la mente humana como todas las vacas muertas… la crisis y la tragedia del campo.

Y la violencia… y la inseguridad…

Así actúan los medios, el partido de la derecha, seguía mi amigo; el mate estimula la charla.
Lo mismo con la inseguridad; no solamente no son honestos, sino que además de la deshonestidad intelectual [mostrar solamente una parte de las cosas] acuden al doble mensaje sistemático: ellos producen la misma violencia que dicen querer frenar; ellos, los medios, de manera inteligente, preparan a sus periodistas y camarógrafos para mostrar, expandir, impresionar… y en consecuencia dañar emocionalmente a la gente. Tanto en política como en deportes… y la sociedad del espectáculo… las susanas… los tinellis… miremos los programas deportivos por ejemplo cuando en vez de aportar con reflexiones, con imágenes didácticas, con intercambios inteligentes, en vez de desarrollar este potencial magnífico que te da la tele hoy como avance tecnológico, los periodistas y las cámaras parecen disfrutar con imágenes de fanatismo exacerbado… el aguante le llaman, o en interminables repeticiones para ver cómo se equivocó el árbitro.. todo esto olvidando claro la esencia de lo deportivo… y hasta muestran con orgullo los excesos de las barras bravas , que como bien dice Orlando Barone, tendrían que ser llamadas barras de cobardes o ni siquiera ser tenidas en cuenta para el consumo de la TV. Es que son funcionales para este tipo de medios que buscan impresionar y transmitir modelos inquietantes y de este modo un espectador adictivo…y producir rating, consumo, dinero ¿exagero…? ¿exagero si digo que no hay ingenuidad detrás de esto...? ¿exagero si digo que un trabajador calificado, un profesional, es decir un intelectual en cualquier caso, no es excusable en cuanto a ser responsable de lo que hace en su trabajo…? ¿acaso un médico no debe preguntarse siempre por las consecuencias de sus actos…? ¿acaso un periodista no debe hacerlo, igual, o más te diría por el desarrollo de los conocimientos hoy…? ¿tengo que pensar que están cautivos, que son presas de sus patrones, los dueños de esos canales, los consorcios agromediáticos… de las agencias publicitarias…? ¿no tienen un pensamiento crítico sobre si sus producciones están en contra de la violencia o a favor de la violencia…?

Creo que los intelectuales a veces estamos por detrás del promedio de la sociedad en cuanto a compromiso comunitario. Por ejemplo, me pregunto: ¿cuál es el aporte de los psiquiatras y psicólogos a la problemática de la salud mental generada por los medios hoy en Argentina…? ¿Cuál es nuestro rol en el debate por la democratización de los medios…? Es un problema que tiene que ver con un humanismo que democratiza la cultura, la ciencia y la verdad. Decía Aníbal Ponce que cuando la cultura se la disfruta como a un privilegio, la cultura envilece tanto como el oro.

Salud mental y medios

Y te lo digo así -me decía mi amigo el psiquiatra- de una: no exagero, la acción de los medios sobre la gente atenta contra la salud mental… produce enfermedad psíquica, ansiedad, depresión, cambios en la personalidad. Hay que estudiar más esto que te digo, pero hay ya trabajos científicos que nos muestra cómo se producen alteraciones cognitivas, emocionales, morales, valorativas, a partir de determinados mensajes y hábitos adictivos con la tele e Internet. Hay trabajos publicados en revistas muy serias en la comunidad psi, como en archives of general psychiatry. febrero de 2009, que vinculan un mayor consumo de televisión durante la adolescencia con un aumento del riesgo de depresión en la etapa adulta, de un modo general. Pero también de un modo particular estamos estudiando el efecto de los medios, de estos medios claro, con sus mensajes compulsivos al consumo y a los contenidos ideológicos anti-humanistas, y los resultados sobre las mentes, la frustración, la desesperanza. Lo hemos estudiado con Francisco Berdichevsky. Hay un estudio en desarrollo sobre los efectos emocionales de los noticieros de la tele, del tipo de TN por ejemplo [grupo Clarín], América 24 [grupo América Medios; De Narváez – Vila-Manzano] o de Radio Continental [grupo PRISA], que encuesta a pacientes de consultorio externo de un hospital psiquiátrico y destaca los efectos emocionales y las perturbaciones anímicas producidas por la repetición de las imágenes y contenidos trágicos y frustrantes. Mucha gente ha dejado de ver los noticieros… o eligen noticieros más tranquilos, más reflexivos, como pueden ser los de la TV Pública.

Miedo y desesperanza

Muy fácil: produce miedo y desesperanza y tendrás un pueblo sometido... sometido a la derecha claro. A la idea de orden y represión. El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. los pueblos deprimidos no vencen. por eso venimos a combatir por el país alegremente; nada grande se puede hacer con la tristeza; Arturo Jauretche decía estas palabras... para pensarlas hoy.
Así actuaron antes de la dictadura, paralizaron con el miedo. Recuerdo cuando la derecha sembraba de bombas, tiros y petardos la noche de La Plata para preparar el campo fértil para el golpe…lo hizo durante semanas, meses, lograron paralizar primero a la gente con la idea del desastre, lo intolerable, la “barbarie” producida por los que tienen “ideas ideológicas” al decir de Galeano, y luego entonces mostrarse ellos, ellos que armaron las Tres A, como los paladines del orden y de la defensa de la patria… y así nos fue. Claro, hoy no es lo mismo; hoy estamos más sabios en algún sentido, más preparados para desarticular tanta mentira. Pero también la derecha ha perfeccionado sus métodos; hoy apela más a la manipulación de las ideas y de la mente y no tanto a la pólvora.

“La agenda de los medios de comunicación es recurrente y cíclica; ciertos temas regresan a escena cuando es necesario atizar en amplios sectores de la población la insoportable sensación de una inseguridad creciente que se asocia, en el imaginario colectivo incentivado por los lenguajes mediáticos, con el miedo” dice Forster con toda razón.

¿De qué campo hablamos?

Inseguridad… el campo… temas recurrentes en primera plana de diarios y en la tele. Cuando hablamos del campo…, por ejemplo… ¿de qué campo estamos hablando…? cabe preguntarnos. Del campo que miran nuestros ojos en la pampa húmeda no. Si algo es bastante transparente a una mirada que quiere ver es justamente la riqueza del campo en nuestra pampa húmeda ¡y en buena hora! Basta con recorrer el sudeste de la provincia de Buenos Aires, o andar por las rutas atentos para ver el despliegue agropecuario. Es que ya no estamos en sequía [por o a pesar de Cristina]; los silos embolsados en tierra rechonchos de cereal, en campos y en cerealeras, los equipos trabajando a pleno, o a full, como se dice ahora, no a pleno, sino a full, porque hasta en eso mostramos nuestra precariedad cultural y el vaciamiento del lenguaje. Claro que el porteño no tiene más ventana al campo que su TV, su TN [grupo Clarín, insisto… perdón si lo molesto…], su radio Continental la radio que escucha al campo argentino, con Magdalena, Victor Hugo y Cánepa [Monsanto, Cargill, Apresid]... en fin.. los que vivimos en el interior los conocemos.

A los empresarios del CAMPO no les gusta
que los llamen EMPRESARIOS del campo


Es curioso pero la semiótica ya nos arrima para diferentes lugares; nos manda de una vereda a la otra. Fíjese -me decía mi amigo el psiquiatra- que a los patrones y empresarios del campo no les gusta que los llamen así; ellos quieren SER el CAMPO. Claro… ya se ponen furiosos cuando desde el gobierno o desde la TV Pública hablan de las “medidas tomadas por los empresarios del campo”… o “los patrones del agro” imagínate… ellos se arrogan ser el conjunto, no la parte más beneficiada y privilegiada… ellos han decidido que representan a los intereses de cualquier persona de campo… y no solo eso, a la esencia de la Patria, del ser argentino. Es como si los médicos dueños de clínicas nos hiciéramos dueños de la política de salud del país... ¿y la salud pública... y el resto de los trabajadores de la salud...? Todo esto me lo decía mientras cruzábamos Coronel Vidal y mirábamos a un grupo de no más de 30 personas, contando a los policías, que habían instalado un piquete sin corte de ruta, con banderas argentinas y banderas negras. Algo similar en la rotonda de Balcarce. Lo de las banderas negras me parece una payasada, le dije, pero él se quedó pensando y me respondió: cuando el pensamiento hegemónico, el poder económico, elige un símbolo no es cosa menor ¿qué nos interpelan con la bandera negra…?

Las banderas negras de la Sociedad Rural

Pues será una advertencia al gobierno, le respondí. No, me dijo, es una advertencia para nosotros… la sociedad… más que una advertencia, es una invitación a que pensemos que ellos son las víctimas, que ellos tienen derecho a tomar las riendas de este carro, de este país, porque ellos producen la riqueza y son la esencia y las víctimas al mismo tiempo; las víctimas de tanta injusticia, de un gobierno que habla de “distribución de la riqueza”… ¿a quién se le ocurre...? puro populismo dicen ellos, populismo y demagogia, y agregan: hoy hablan de distribución… mañana vuelven a hablar de los latifundios y la tierra como bien social, como en Bolivia.

Pero son unos pocos, le digo a mi amigo. Sí, pero ellos no están allí para los que circulamos, están para los medios, y en las pantallas de los noticieros y en las primeras páginas de los diarios líderes [de los que son dueños, además de todo] y de los movileros de las radios [de los que son dueños, además de todo] aparecerán como una muchedumbre; es decir que un sector pequeño de dueños, rentistas y patrones pasan a representar a todo el campo, y mucho más, a todo el pueblo, y se transforman desde el discurso hegemónico de los medios en la acción reparadora destituyente. Y Magdalena los entrevistará desde Continental [grupo Prisa, y Monsanto y cía] luego de Cánepa, y se multiplicará a partir de TN [grupo Clarín] o de América 24 [De Narváez-Vila Manzano, perdón que insista]… fijate que está todo a la vista si sabemos mirar… la indignación que tienen ellos con el debate por la democratización de los medios que propone el gobierno, ya que ven el riesgo de perder el privilegio del monopolio y de regentear el pensamiento y la mente del rebaño de argentinos, es decir, de nosotros.

Gustavo González Ramella
Carta Abierta Necochea

lunes, 13 de abril de 2009

DESDE PÁGINA 12 ...




El mapa

por Horacio Verbitsky

Pero la imposibilidad de presentar un armado político consistente en la mayoría de los grandes distritos, consecuencia de una equivocada política de alianzas durante los años previos, restringe las alternativas oficiales. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe representan un cuarto del padrón nacional y forman el eje político y administrativo del agropower, que contempla estos comicios como la antesala de la definición en 2011, cuando tratarán de sepultar la fantasía de reindustrialización con pleno empleo del kirchnerismo, en beneficio del modelo agroexportador, aggiornado por las multinacionales de la manipulación genética.
El previsible mal desempeño de los candidatos oficiales allí sería compensado por una victoria nítida en el conurbano bonaerense, que tiene un peso equivalente en el padrón, así como el interior bonaerense, adverso al gobierno, equipara la suma del NEA y el NOA, mientras la cobista Mendoza equipara la Mesopotamia y la Patagonia. La presentación como candidatos del ex presidente, el gobernador y algunos intendentes puede mejorar en algunos puntos el resultado del oficialismo y obturar el eventual doble juego de algunos capitanejos conurbanos, pero con un riesgo no desdeñable: la unificación formal o de facto de la oferta opositora, ya sea en torno de la fórmula del duhaldismo de pro o del proyecto de reconstrucción del alfonsinismo. En un escenario tan trabado, con primacía de las aversiones sobre los proyectos, la diferencia que resignifique estos comicios sólo puede provenir de la provincia de Buenos Aires, donde residen casi cuatro de cada diez votantes en todo el país.

El sociólogo Artemio López colocó en la página de su Consultora Equis un informe sobre la imagen presidencial, con resultados que contradicen la idea inyectada por la senadora Hilda González de Duhalde de que el gobierno no tiene recuperación posible. El 48 por ciento consideraba su gestión mala o muy mala y el 51 por ciento buena o muy buena, con sólo 1 por ciento de regular. Fue lo último que pudo hacer, porque a partir de allí su página fue jaqueada y se volvió inaccesible. Con ayuda de su proveedor, López esclareció lo sucedido. Una cadena de mails, originada por Hugo Clémeur, miembro de Recrear de Pilar, vinculado con el rabino Sergio Bergman y el ex ingeniero Juan Blumberg y participante en sus actos “contra la inseguridad”, recomendó que “todos quienes odien a los Kirchner” votaran “muy mala a la gestión de Kristina”. Luego de 5000 envíos, la página se bloqueó. El ataque se reprodujo en su blog personal, Ramble Tamble, pero no logró sacarlo del espacio. Allí publicó un análisis del nuevo contexto electoral, en el que intenta ponderar el aporte de la posible candidatura de Scioli. Kirchner es imbatible en el segundo cordón del conurbano pero Scioli puede mejorar el desempeño en el primero, más próximo a la Capital, y en el interior, es su conclusión. El primer cordón, (con epicentro en Avellaneda, Lanús, Vicente López, Olivos), genera 13 de cada 100 votos nacionales y el interior bonaerense 15 de cada 100. Así, la incorporación de Scioli a la fórmula podría “promover un despliegue espacial más homogéneo en el territorio bonaerense” aunque esta mejora “de ninguna manera supondrá una vuelta de campana sobre el perfil anterior con Kirchner como único gran candidato bonaerense”. Pero el sociólogo también entiende que esta ventaja podría “contrarrestarse con un aumento de la polarización electoral y el efecto voto útil opositor” que beneficiaría también al duhaldismo de pro. “Está probado que los plebiscitos no admiten dos oposiciones a lo plebiscitado. Dicho de otra forma, la lógica electoral de un plebiscito, tiende a ser binaria”, escribe López, quien también contempla que esta opción sea “reforzada por la estrategia de las grandes corporaciones mediáticas, de probada eficacia sobre segmentos informados, independientes y de nivel económico social medio y alto”. Es decir, residentes en el primer cordón del conurbano próximos a Capital, donde todavía se detecta un 15 por ciento de indecisos. Para López, esto bocetaría “un escenario de cara al 2011 con dos peronismos en competencia por las posiciones ejecutivas”. Es curiosa su omisión del Vicepresidente Julio Cobos, quien no oculta su propósito de incorporar para entonces a la coalición que propicia al diputado agropecuario Felipe Solá. En cualquier caso, en una de las coaliciones que lleguen al 2011 estará Daniel Scioli quien, igual que Solá, fue en forma sucesiva menemista, duhaldista y kirchnerista con parecido fervor.

viernes, 10 de abril de 2009

UNA PROPUESTA, UN IMPACTO.

Proyecto de Ley SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL
Marzo de 2009
por Santiago Coco Plaza*

No recuerdo haber oído alguna vez ni visto correr tantas líneas relacionadas con un proyecto de Ley que se refiera al ámbito comunicacional como en estos dias. No es para menos, el preámbulo introductorio del borrador del proyecto, que presentó la Presidenta Cristina Fernández en el Teatro Argentino de la Plata, disparó un hecho histórico sin igual en esta materia. Esta propuesta que se ha puesto en marcha, reza que se trata de saldar una deuda que se acumuló desde la última dictadura militar a lo largo del tiempo que llevamos de democracia. De esta manera se pretende saldarla con el dictado de una nueva norma actualizada y regulatoria de los servicios de comunicación audiovisual. En esta instancia, como lo ha hecho en otras oportunidades símiles, la Presidenta desde su particularidad gubernamental se excluyó de la pertenencia de la futura Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, para decir que este es un proyecto de Ley de todos y para todos los argentinos.

Contenido de excelencia
En la presentación que hace Cristina Fernández de la propuesta el texto comienza por explicar que los famosos los 21 puntos de la Coalición Ciudadana para una Radiodifusión Democrática van a ser cumplidos y están contemplados en este Proyecto de Ley. A todo esto, debemos recordar algunos de los componentes que hacen a dicha coalición que intervinieron en la elaboración y firma de estos 21 puntos. Entre las entidades que se destacan se encontraba el CELS, la CGT, la CTA, gremios de prensa y televisión, el SERPAJ, Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, la UBA, la UNLP, UNC, agrupaciones de radios pymes, fundaciones, cooperativas, comunitarias, etc. Además hay una cierta garantía de antecedentes en los artículos que se presentan en el Proyecto donde se ven avalados por legislaciones de grandes países de la Unión Europea y América del Norte; y aún así se vislumbra en el contenido un grado superior de permisividad al de las regiones citadas, lo que haría más benigna la intervención de una Ley con estas características sobre los grupos que concentran más poder mediático en la Argentina. Sobresale la propuesta de reserva del espectro del 33% a cada cualidad de de pertenencia de los medios audiovisuales; entre públicos, sin fines de lucro y privados. Habrá también una severa observación sobre las cuotas a emitir con producción nacional y además, un celo constante en el cumplimiento sobre los principios fundamentales de la libertad de expresión según tratados internacionales vigentes sobre DDHH. Va incluído en este Proyecto que en el sistema de medios públicos y los citados en párrafos anteriores, tendrá su seguimiento y regulación por una bicameral donde haya representación de la oposición legislativa. En el punto 20 del Proyecto nos encontramos con una figura nueva, la de la “Defensoría del Público” que recibirá apreciaciones del público receptor, y estarán dispersas por todas las provincias. Antes de darse las prórrogas de licencias se fijarán audiencias públicas a los efectos; como también la fijación de una tarifa social para los que tengan que abonar servicio de cable por no tener otro medio de acceso al medio. Por otra parte, los que operen con sistema de cable pago no podrán tener más de una señal y los titulares de licencias de TV abierta no se les otorgará otra para cable. Habrá exigencias más duras para las telefónicas para que abran más sus mercados a la competencia como prestadores de servicios públicos que son.


Un tiempo para el debate

Ahora bien, surge otro factor novedoso al respecto, y es que luego de esta presentación y hecho público el contenido, éste se deba propagar para su debate por entidades diversas, organizaciones de tipo comunitarias, pymes, universidades, foros regionales…; para luego, a partir de los cambios que se originasen, por agregados, modificaciones debatidas, críticas varias u omisiones de textos sugeridas. Los objetivos trazados para que se realice una verdadera desconcentración de medios y desmonopolización acarrea una serie cláusulas y puntos que enriquecerán el debate, tanto en el tiempo prelegislativo como una vez dentro del Parlamento Nacional para su tratamiento.
Por supuesto, a los que nos movemos por alguna razón en los ámbitos de la comunicación no nos sorprendió del todo, porque ya veníamos observando el trabajo con el que se iba instalando paulatinamente el tema en la opinión pública. De esta manera se generó un emergente exponencial en cada día que pasaba. Hace meses atrás, todo esto parecía un sueño lejano aún. Hoy, el pararse frente a los molinos de viento perdió calidad utópica y el sueño se aproxima a la concreción y la factibilidad de que se hagan realidad las aspiraciones de justicia comunicacional está más cerca. Las decisiones políticas, enmarcadas en despliegues de corte estratégico por parte del Ejecutivo Nacional, abre el espectro de tal manera que alienta a proyecciones más atrevidas y seguras para acompañar este proyecto nacional que encabeza CFK.

Debe señalarse también, que tampoco sorprendió a las corporaciones de procedencia monopólicas del stablishmen mediático. Había un preaviso que se venía gestando a través de diversos movimientos y múltiples fuentes en los últimos tiempos acerca del lanzamiento de un nuevo proyecto de Ley de Radiodifusión. Los màs cabales intérpretes del mundo de la semiología podían decodificar que para el lanzamiento de una nueva Ley “no era el tiempo porque siempre es el tiempo” y de un lado y del otro visualizaban en la atmósfera comunicacional un umbral que no cesaba de ensancharse para la inminente presentación de un nuevo proyecto de Ley. La ansiedad generalizada sobre este cometido recorría los espíritus en la dialéctica de los “pro” y de los “contras”. Es decir, por un lado los que pretenden más canales de comunicación, más vertientes de información correctamente reguladas, devolviendo la cualidad del servicio en espíritu democrático y de los que por procederes de factor de poder, egoísmo particular e intereses sectoriales y variados se aferran al inmoral crédito que otorga la concentración multimediática.

De cualquier manera, este anuncio de la Presidenta no deja de ser un potente missile lanzado que hace impacto sobre la dinámica instalada del negocio de los multimedios y sus apetencias de crecimiento oligopólico. Los cuales siguen acrecentando insaciables redes operativas del universo de la comunicación en el mundo de las ganancias. La alevosía con que los monopolios de multimedios se expandió y creció en nuestro país no tiene compatibilidad con la de ningún otro, sobre todo en los países de más desarrollo, remitámonos a los EEUU, Inglaterra, Francia, Canadá, por citar algunos; donde sus legislaciones están constituídas precisamente para evitar estas concentraciones. Mientras que acá, en nuestro país, tenemos que imponer normas legislativas y reglamentarlas para pararlas.
De esto se desprende obviamente, que los multimedios y algunos de los más concentrados en particular, no simpaticen en absoluto con el debate abierto que se va a dar en este par de meses en variados frentes e instituciones. ¿Porqué? porque en este debate surgiría también una revisión tácita que dejaría expuesto, en algún momento, los variados negocios e intereses corporativos y el diseño hiper cuantioso de su mapa operacional a los efectos.

Por otra parte, no podemos dejar de pensar que se genera un aire de corte dubitativo, de cómo quedará el escenario en cuanto a la correlación de fuerzas al momento de entrar este Proyecto de Ley de Servicio de Comunicación Audiovisual al Parlamento argentino. Este es un punto a tener en cuenta por lo clave que resultaría en el trabajo legislativo en ambas Cámaras durante el proceso del tratamiento en comisiones para dar una presunción sobre el desenlace en los recintos. Por ello que este mismo debate que precederá a la entrada en el Congreso de la Nación, con su presentación de los diferentes items temáticos y lugares de difusión, tiene que engrosar de manera favorable la percepción social, siempre relacionada dialécticamente con la interpretación que haga del mensaje mediático habitual. El monopolio mediático, con su sistemático “bombardeo” del hegemónico discurso de que hace gala, deteriora los parámetros culturales con el hàbito de la comunicación deformada al colectivo de la población. Es así que foros de debates regionales y en variados ámbitos ayudarían enormemente ese desequilibrio desfavorable en la correlación de fuerzas.

La batalla en el Congreso

Es de suponer que con viento a favor, se atenuaría la diferencia en este antagonismo en desigualdad. De todo esto podemos deducir, y no creo que existan dudas de que la gran batalla se va a dar en el Congreso. Allí nos encontraremos con otros riesgos que hacen a los representantes del pueblo, a los legisladores. Feroces lobbies por parte de los monopolios, que no hay dudas que ya comenzaron operar; amenazas de descrédito mediáticos para legisladores con sensibles marcos electorales; opositores verborrágicos en la deslegitimación de la figura presidencial que encabeza un proyecto nacional y popular; depredadores ideológicos del nuevo modelo de país que anhelamos, operando a través de los micrófonos y las pantallas de los multimedios que les dan crédito porque con ello van sus intereses.

*Docente
Periodista
Miembro de la Comisión de Medios Audiovisuales
en Carta Abierta.